poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : El ilustrador de mariposas ozna-ozna

domingo, 23 de noviembre de 2014

El ilustrador de mariposas ozna-ozna

  La figura de esta historia con boina medio inclinada, bajo ella ocultado su pelo castaño, se pasaba horas observando como el sol de otoño otorgaba calor a las ramas,que estremecidas por el frío buscaban su torso, para abrazarse a el mimosas, cual canario que viene al mundo completamente desprovisto de pluma y busca para secar su plumoncillo lacio y húmedo el calor de su madre amorosa.
De como se iba apoderando la nostalgia del bosque al ver como el otoño al amanecer gradualmente le iba haciendo desaparecer de su entorno torbellinos de colores, los gorgeos musicales de vencejos y grullas,desconociendo si algún día seguirían queriendo volver a buscar su cariño, o regresarían no más a visitarlo, sin llegar a escuchar su canto de bohemio soñador loco, de rebeldía que se niega a postrar de rodillas ante los que se creen ser semidioses, instigador del ramillete de la justicia que le cuesta trabajo desperezarse por las mañanas para cumplir su prescripción,  miliciano que no le importa morir desangrado con tal de evitar que los que sin conciencia sigan infringiendo dolor, a los que se consideran ser dueños de la muerte y la vida, a los que dejan a la infancia sin juguetes, sin pan, sin carnaval a la sonrisa de la amistad, al azul del cielo, al verde del mar. 
Cuando de súbito visualizo una mariposa que con expresión desvalida reposaba entre las amarillentas hojas que el viento muy lento hizo que fueran desprendiéndose de las ramas yendo a caer al suelo, sin tener ya nadie que las quisiera, ni por ellas sin tan siquiera evocar una plegaria pobre.  
Agonizando tratando de entender el porque del  malentendido del destino cruel que sin argumentos había rozado sus alas con los cristales del rocío de la noche, sin tener causa de ser ni razón por la cual su vuelo misterioso quedara sin descifrar. 
Obligandola abandonar su danza con el latido de la tierra que asidos de la mano iban acompasando las horas , para así lograr que no fueran tan tediosas al seguir con su monótono ritual. 
Por un momento la figura creyó ver como se iban de las alas extinguiendo sus tonos multicolores
como iba emigrando el aliento de ellas poco a poco, desconociendo en que portafolio se iría a depositar. 
Causando en el, que lagrimas salobres fuesen con osadía anegandole los ojos, y sin darse cuenta, una promesa brotó de su boca
Que sus alas volverían a danzar la dulce melodía por senderos centenarios, a engalanar  con su colores mágicos cuentos e ilustraciones. 
A por las letras de verano de nuevo cual brisa fresca con ilusión recorran, a sentir sobre ellas el chorro de agua fría de las fuentes prodigiosas. 
A que los amantes sugestionados por su danza tomen el desvió que dirige al bosque, para una vez allí desentrañar el misterio que el amor esconde, al motivo por el cual la nieve y la lava de volcán, la vida y la muerte pudieran cohabitar juntas en la tierra en paz.
A ser testigos por milésima vez de como en la memoria de sendas escavadas en rocas habitan los esbozos de fresnos, espinera, salcedo, castaños y robles. 
Madrinas del casamiento de las acequias a la altura de los puentes con sus amados ríos, que creyendo no ser vistos por nadie, apasionadamente se acarician el rostro  
Camaradas de la lucha que mantienen las piedras para lograr que vuelvan alumbrar sus tributos que al estar medio derruidas apenas se quedaron visibles a los ojos. 
Cofrades del dormir abandonado de fauna, flora, brañas y  hórreos, que soñando sueñan que divisan un nuevo destino no inscrito en itinerarios, en planos ni en recomendaciones.
Tomándola con inmenso mimo entre las manos, en estas dibujados los versos que entre los dedos resguardados habitan cientos de años, la acercó al laberinto de su alma, que cual minina ronroneaba al sentir el poco calor que le quedaba a la bella y frágil mariposa
Compartiendo con ella con infinita paciencia y ternura leyendas de cataros , fabulas, manuscritos, pergaminos y acordes, azúcar y sal, ofreciéndole si fuera precisa su vida para que ella siguiera bailando al ritmo del vals donde las musas sin lujo describen su vocación de rapsodas.
Cuando de pronto, al arribar la tenue luz de la luna, que seguida venía por un séquito de nubes, su denodada perseverancia al fin vio que había dado su fruto
Las alas amarillas y azules con lunares rojas se extendieron y hacia el cielo ascendió la mariposa, con su vuelo en la vía láctea bosquejando, hacia la figura su fosforescente e inmensa gratitud
Aquella noche notas de bandoleón hablando de ese amor que jamas se puede olvidar, las vieron los lugareños ir a resguardarse entre las sombras de las cumbres de los montes.
La frágil mariposa que se había olvidado de preguntar a la figura su nombre, nunca sabrá que sus alas fueron restauradas por el ilustrador de mariposas y que el por primera vez fue protagonista de una obra de singular atractivo, de la inspiración sensible y artística de viviente realismo, del relato lleno de vida del palpitante amor, ese amor que para besar no huye ni se esconde.
                                   

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna 

Safe Creative #1411282616459