poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Dos mujeres ligadas al mismo espíritu ozna-ozna

sábado, 25 de julio de 2015

Dos mujeres ligadas al mismo espíritu ozna-ozna

Dos mujeres ligadas al mismo espíritu, ambas entremezcladas en las intrigas devastadoras y constructivas de la vida
Las dos con el mismo nombre, hijas de un mismo padre pero completamente distintas
Una que para respirar precisa creer que los conceptos y los prodigios del amor y la camaradería si existían
La otra anacoreta matemática que solo se precisa a si misma para seguir caminando por los vericuetos que le caligrafió en la palma de la mano, sin dejar oír su voz el destino
Ambas vivían en una casa sencilla, donde reinaba el aroma a incienso, el gorjeo del cuco que abría la pequeña puerta para dar a las horas la bienvenida
El palpitar de la sangre suave y regular circulando por las venas que acostumbradas a oírlo, su sonido ninguna de las dos ya percibía
Sobre la mesa un libro a medio leer, una partida de ajedrez con peones adormecidos por estar esperando ha tiempo en la misma casilla
Un vaso con flores hermosas siempre vivas esperando sentir caricias
Las paredes y repisas adornadas por cuadros y retratos que representaban historias, ternura y rebeldía
Por tomos eruditos e insumisos que con el sacerdocio y latifundistas no pactaban, ni nunca pactarían
Ella, de estatura pequeña, de pelo corto castaño que no gustaba peinar para con su cómico reflejo en el espejo a la otra producir risa.
Sus ojos con mirada profunda que a veces se imaginaban tener poderes para cambiar el mundo
Otras amantes trashumantes pregonando sus pasiones a cada instante a las golondrinas
Otras llorar por las ausencias hasta quedar rendidos deambulando bajo el influjo de la luna
Por ser ateos jamás dirigirse a rendir culto a las misas
La otra siempre a su lado iba y como no gustaba de hablar, sumida en sus reflexiones escuchaba sin prestar atención a los que de saber presumían, contestando a veces con desgana o monosílabos.
Esperando poder escribir algún día un relato describiendo detalladamente cuando la multitud de colores de la primavera sonreían .
Cuando el aroma del mar por el vuelo de una mariposa se sorprendía
Cuando un beso se entregaba total, a pesar de saber a ciencia cierta que su sabor a miel en la piel no perduraría.
Y las dos sin asirse de la mano por la vida iban, una por temor a molestar andando de puntillas, la otra forzando la cerradura cuando la puerta del coraje a abrir se resistía.
Las dos de acuerdo que el Arte y la Belleza existían, que los animales alma tenían, que los árboles por siempre a las tormentas sobrevivirían
Pero en desacuerdo cuando ella decía que el Amor y la Concordia en su regazo yacían, y la otra respondía con cortesía que el Amor era ave de paso, vulgar y egoísta, que al mundo de los vivos la concordia no pertenecía
Que eran cual copos de nieve sobre el asfalto derretidos. Multitud de vidrios de gamas distintas, que al pasar el tiempo se deslucían y al mirarlos el espíritu, le producían tristeza infinita.
Estrechamente unidas afanadas ambas buscaban en las telas de araña. en el sol que surgía con sombrero de paja y sin levita, presto a recorrer sin tiempo para afeitarse, su cotidiana ruta terrestre y marítima, en los granos de café, en la ceniza de los cigarrillos, la verdad y la valentía .
Un suave tono de voz en forma de pregunta, rompió el reposo en el que se encontraba sumida la casa aquel día.
                              -¿ Que tienes tu que ver conmigo ? -
Y dejando transcurrir varios minutos, mostrando serenidad, la otra respondió :
                              -Te puedo decir que nací y moriré contigo, que no te encontré en ningún recodo del camino.
Que de la viga maestra de tu mente soy encargada de obra y proyectista.
La que te ayuda sin papeles burocráticos ni administrativos a retornar, cuando decides atravesar la puerta de cristal que al zarzal del pasado dirige
A arreglar los cajones cuando ansiadamente en ellos buscas los pactos de los afectos, los nombres y sobrenombres de la justicia
La que te consuela cuando te das cuenta que no se pueden asir los santiamenes de la felicidad efímera
La que muda tus pies en metal adamantino para poder seguir andando por el sendero que en tu esencia trazó a carbón y lápiz un delineante anónimo con términos preestablecidos.

Infinitas gracias querid@s amig@s por a mis letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna

Safe Creative #1507314763151