poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : El anciano pescador ozna-ozna

lunes, 7 de marzo de 2016

El anciano pescador ozna-ozna

 Era frecuente en el anciano pescador que al entrar por los ventanales el ultimo suspiro de la tarde, acompañado por las arrugas que osadas asomaban a su rostro, contemplando sus manos con sedimentos de sal poetizada, convertida en símbolo por el corazón de los pescadores, Bajara a ver el mar para soportar la nostalgia de las formas de sus gallardas y coléricas olas, y una vez allí preguntarle :
                 ¿Cuanto tiempo había transcurrido desde que dejó de ser joven ?
                 ¿ Cuantos fragmentos de su alma había dejado amarrados en el mástil del barco que enunciaba su jubileo al acercarse a las islas y las costas, enterrados en el fondo del mar cada vez que se adentraba en su escenario húmedo e histórico ?
                  ¿ En que paso de los minutos marcando el compás del mismo tono, había dejado de oír la elocuencia muda del sol demagogo?
                  ¿ En que instante el reloj del tiempo se había quedado inmóvil, haciendo que de sus ojos se ausentasen los poemas escénicos sin rumbo fijo incrustados en las alas de las gaviotas ?
El anciano pescador salió de su mutismo y sacando unas hojas de periódico del bolso de su pantalón, comenzó a formar con ellas barquitos de papel para que lo acompañaran cuando empezara a inclinar la cabeza la noche.
No ocurrió nada hasta pasada media hora en que el silencio con uniforme de gala sin vanidad ni pompa, se sentó a su lado y con prosa rimada comenzó a rendirle un homenaje cariñoso, percibiendo el pescador como se le iba filtrando por cada uno de sus poros, haciéndole anhelar buscarle un lugar seguro, construirle una casa cerca del lago de la luna, para defenderlo de profanaciones.
Cuando volvió a la realidad, la silueta del mar se presentó inalterable ante sus ojos, sin el menor deterioro, sin haber sufrido restauraciones, conservando el impalpable romántico perfume las olas que osadas se izaban para cortejar al sol, que cual pareja enamorada, se besaban con pasión en la boca.
En ese instante el destino sin titulo ilustre ni canónigo, que pasaba por allí con sus acrobacias circenses, al ser testigo de aquel inedito amor y de la soledad del anciano pescador decidió desposarle con la fragancia de las algas verdes, pardas y rojas para que nunca más se sintiera melancólico y su respiración dejara de ser luctuosa , quedando como personajes de leyenda en el anecdotario de esta historia.


Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1603106837755