poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Ella ozna-ozna

miércoles, 18 de mayo de 2016

Ella ozna-ozna

Estaba oscureciendo y ella permanecía de pie en silencio delante de la ventana
Buscando sus ojos en el cielo las sensaciones, los sentimientos, que quedaron desorientados en las rutas de las estaciones del universo, por no conseguir llegar al oxigeno del corazón, al no hallar la entrada del camino que a el da acceso
Intentando descifrar lo que quería comunicarle el aroma de ellos eterno.
Y de pronto sintió la imperiosa necesidad de congelar aquel momento con el objetivo de retornar al antaño, cuando se tumbaba en la yerba, con el fin de sentir el frescor de su verdor en el cuerpo, que le quemaba al imaginarse la arquitectura de un beso.
Ese beso que del Amor nunca miente y que por siempre hace perder la inocencia.
Al lar donde de niña veía las llamas del fuego de la chimenea
Antojandosele que eran hadas de largos cabellos escapando sin dar la voz de alarma de laberintos, aventurándose en busca de sus sueños, en direcciones opuestas
Al instante de aquella dulce espera de antes de dormir ver salir los personajes de rasgos delicados del refugio de los cuentos, para a su alma dar consuelo.
Los pasos del pasado inesperadamente una vez más habían vuelto como si quisieran volver a recuperar el aliento, pero una vez más volvían a adentrarse en el rincón más apartado de su mente, con sabor a pretérito.
Resultandole extraño ahora el silbido sonoro de los reyezuelos y las oropéndolas que en una especie de juego decían:
                             -" Espérame"-
                             -" Te quiero"-
Y pensó, cuantas cuerdas vocales, cuantos brotes de la vida, cuantos vuelos de aves, cambia, hace languidecer, transforma el humo oxidado del tic tac del eco del tiempo, regodeándose de ello, por ser en eso experto.
Afuera proseguía la vida escondiéndose en ella la coreografía absurda de los decesos, y la noche tornaba agotada después de peregrinar un largo camino, para cumplir la función de ser cancerbera de las arterias de las callejuelas estrechas.
Trayendo en su torso a la luna, que con su amado mar, en apasionada calma ansiaba copular
Y ella con un cigarro colgando de los labios se apartó de aquella ventana que le devolvía de su rostro el débil reflejo, atravesando la sala, escociendole las lagrimas en el pecho, a su paso acariciando las fotos enmarcadas, sintiendo en sus venas una sensación secreta que solo ellas la proporcionaban al ser testigos día a día de sus dinámicos movimientos, por ser estas de ella su pequeño reino.
Propalando a las raices de los libros que reposaban en la leja las preguntas:
                            -¿ Quien soy ?-
                            -¿ A donde voy?-
                            -¿ De donde vengo?-
Y una vez más se quedo sin saber las respuestas.
Por estar estas protegidas por una reja de hierro.
Por asegurar la puerta de entrada a ellas un pestillo desde adentro.
Para que nadie pudiera saberlas hasta no haber traspasado la frontera que divide y hermana al lamento de la muerte con el plano de la existencia


Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1605237824154