poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Camelia ozna-ozna

lunes, 24 de febrero de 2014

Camelia ozna-ozna

Camelia, acababa de cumplir seis añinos.
De su bello rostro habían huido a algún lugar de la existencia, los sueños de niña que era. 
La vida no era fácil para ella , sus progenitores sobrevivían a base de limosnas que les daban algunas personas, unos por solidaridad, otros para intentar lavar su conciencia. 
En su inexperto e ingenuo corazón, los tentáculos de la tristeza, hacían amago de  infiltrarse rodeándolo de setos asilvestrados, de hojas y ramas secas. 
Camelia al igual que millones de niños, no tenían quien les contaran para dormir historias, no sabían el por que a sus padres no les veían dibujada la sonrisa al despetar en sus ojos faltos de candilejas 
A la preciosa Camelia poco a poco los sueños se le iban agotando, su alma quedando sin fuerzas, debilitándose de la embriagadora sensación que produce formar parte de este mundo, de la tierra  
De sentirse mariposa y con la musicalidad de sus alas emigrar hasta los antiguos jardines de Babilonia. 
Rebasar sin miedo muros y fronteras, bajo la luz tamizada y espectral de primavera. En busca de paraísos , donde para vivir no hacen falta pasaportes, donde los verbos y los idiomas platican con cristalinas fontanas generosas de leyendas
Camelia era una niña, que la comía la miseria, mientras hombres corruptos poderosos, erguian la cabeza , oraban en iglesias, para tapar que eran de documentos falsificadores, orfebres de armas, de crímenes de esperanzas y quimeras organizados arquitectos.
Que les importaba bien poco hallar soluciones para la hambruna y las guerras, para que los sueños de los niños no cayeran y se rompieran, mientras sus bolsillos estuvieran repletos de tesoros procedentes de cloacas anegadas de aguas negras
Camelia aquella tarde apretaba contra su pecho con inmensa ternura una  marchita muñeca, que la había rescatado del contenedor de basura , sin poder creerse como hubiese tenido la fortuna de ser ella su amiga, su compañera. 
Su cuerpecito fragil tiritando bajo la roida chaqueta que no lograba del frío protegerla , esperaba el milagro , la clave que le liberase de los árboles gigantes que le impedían que sus sueños se hicieran realidad, que morasen en sus parpados, en las cuencas de sus ojos, y echando a andar con sus piececitos ligeros , como si tuviera prisa , esperanza de llegar a algún sitio repleto de pasteles y juguetes, le iba narrando a la muñequina un cuento .
Un cuento que trata de barquitos veleros que surcan los mares en busca del canto de las estrellas, de  gotas cristalinas de justicia y aliento que tanto precisan las almas impolutas  de los niños para ser dueños de su destino , de su billete de vuelta.

En memoria de los niños sin nombre que arrastran su tristeza y miseria, engendradas por hombres poderosos sin ética ni conciencia.
ozna-ozna
Safe Creative #1403040297383