poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : El gorrión sin aureola ozna-ozna

viernes, 25 de abril de 2014

El gorrión sin aureola ozna-ozna

El gorrión sin aureola avanzaba de puntillas sorteando las nubes del cielo, inclinándose de vez en cuando a revelar una reflexión a la luz del crepúsculo carmesí. 
Cuando de pronto se quedo inmóvil con la mirada fija en el bello y misterioso decorado del escenario de la existencia que se ofrecía desordenado ante sus diminutos ojos, buscando el motivo por el cual la humanidad era ciega a pesar de ver, al alma, a las universales señales que ella va trazando en los senderos  al ritmo de perdones que no se dieron por pisar al bailar los pies y suspiran regresar para a la luz del alba platicar y llegar a ser compañeros.
De quereres enardecidos que al no reconocerse nunca se llegaron a fundir y ahora moran sin arrastrar las cadenas de las argumentaciones en la noche peregrina que no sabe sumar, restar ni dividir,custodiando el sabor de los besos anhelando en unos mancebos labios sedientos en unos pómulos marchitos hacerse sentir.
Su pesar escoltado de una ráfaga de viento le atenazo la garganta, cubriendo su pico de misericordioso tormento.
Su jugarse la vida por esbozar con su alas en el cielo una fantasía, un soneto.
Su fragilidad y libertad al volar en busca de un nuevo arpegio, no conseguía enseñarles a aferrarse al alma, a hacerlos comprender su enigma, su emanación ,su contextura, a que sintieran ansiedad por escuchar la inflexión de su voz, por que anhelaran saber si había existido desde el principio de la historia o fue concebida una madrugada por letras de bates bohemios abrazadas a troncos de arboles, a flores, a cantos de sirenas, a latidos de prosas en los almendros en flor queriendo hacerse discernir.
A ver su existencia en relojes de arena ,volviendo a retornar en el infinito una y otra vez, con aroma a un antes y un después,  que sabiendo que la puerta nunca se cerraría tras de si , no sintieron aflicción por partir , volviéndose al tornar viajeras, en busca del acaso que por tener caducidad el tiempo no pudieron llegar a cumplir.
Olvidando este que es eterna, sin nacimiento ni muerte, sin principio ni fin.
A percibir su esencia impregnada en cada uno de los poros de la piel que la recubre
A comprender que sigue palpitando aunque el mañana deje de tener denominación, aún sin sentirse mecida al ignorar su presencia, por brazos amorosos las largas noches intensas y anacoretas.
A interrogarse por que razón ella hace que los amaneceres bosquejados en el sol al nacer, a los sentidos conquisten una y otra vez
El porque en las rendidas puestas de sol hace que quede en los paladares exigua sapidez, a añoranzas y suspiros engarzados a notas de bandoleón, yendo y viniendo, maullando cual mininos por torreones y ciudadelas 
El motivo por el cual a los atardeceres ocres de otoño, hace bañar a las miradas de consagrada esperanza, haciéndolas temblar de emoción al ver como el día cansado se despoja de su ropaje y a su morada se dirige a dormir
El significado del porque del amor galanes se vuelven, haciendo estremecer los corazones, aún sin estos percibir los trinos de los ruiseñores del mañana, aún sin recordar el verbo pretérito de la aurora del ayer.
Amparándose entre los últimos reflejos del sol, el gorrión sin aureola asomo un poquitin la cabeza, cual si fuera actor oteando entre bastidores el escenario del mundo que para el lo convertían los sordos y ciegos al alma en injustificadas e incomprensivas coordinadas, en un circulo solitario sin principio ni fin
Esperando ver llegar a su hada madrina que le otorgara el milagro de hacer realidad lo imposible, de transportar en sus alas el efluvio que ella atesora en gotas de lluvia, en cantes peregrinos de solea, en vuelo de golondrinas que transportan los sueños a donde ellos deseen partir 
Los susurros de su llama que da vida a la quimera que mora en los manantiales que se deslizan  por las serranías bosquejandola de colores sin quererse reprimir.
 Para que su destello hiciera a los ojos que por primera vez viendo miren y se den cuenta que el resuello de ella existe en los compases de tangos y boleros colmados de besos y perfumes, en el vuelo de las estrellas fugitivas, en el un poco más hacer al pensamiento evocar bellas y cálidas palabras que por temor a ser apartadas moran en la calidez del refugio de un colibrí.
Se durmió y soñó que los acertijos citaba por su nombre, haciendo que la imagen de los hombres se refractara en infinitos reflejos, y planeando en espiral alborotados por el aire sus almas a ellos se abrazaban pudiendo hacerse sentir, tomando nombre y forma traspasando el soportal a donde todo de nuevo vuelve a surgir, haciendo que los almanaques no tuvieran estaciones, ni data ni conclusión.
Al paraje donde reside el amor que no tiene que explicar el motivo de regresar una y otra vez para otorgar lo mejor de si.
A los caños de las tristezas que lloran igual que un niño, mudandolos por dicha, a no requerir justificación los afectos para pasar las noches en vela ofreciendo a las añoradas caricias ausentes algún día regresar cabalgando en el alborozo del viento. 
A la morada de lenguajes desconocidos donde habitan juglares adivinos que recitan al son de guitarras haciéndose oír .
Al muelle de los talismanes donde las canas al sentirse acompañadas, no sentían hastió de comenzar al despertar buscar en el horizonte el motivo por el cual  no pedir cariño, no renunciar a reinventarse sin reserva otro día más, a no tener miedo al saber que no hay despedidas, a ser felices por saber que su esencia siempre las saludaría con un: "Estoy aquí"
A los parajes de los versos con nombre de mujer liberandoles de la ropa que les aprisionaba la piel. 
A los sueños engendrados en el útero de los volcanes al arrullo del delirio , haciendo sabedor al tiempo que si ellos al nacer su llanto no permitiese oír, en un minuto se desvanecería, mudando su tornasol en palidez. 
A las ermitas donde los trovadores a la  esperanza pregonan haciendo que las voces avancen en una sola a beber de la fuente de la sencillez 
A la puestas de sol que se emparejan con románticas guitarras augurando a la luz utópica de la luna que nunca la dejarían errar sola buscando en las mareas el silencio que el oscurecer lleva en si
El pobre gorrión sin aureola, lloraba por saber que nunca iba a ser escuchado su murmullo suspirar.
Se consumía en ilusiones, entre el brillo de estrellas engalanadas, por ganar la causa de antemano perdida, pues nunca lograría que interesara a nadie al alma ver vestida de blanco satín esperando que a pesar de la ceguera, de las prisas cotidianas que hacen perder por siempre los instantes, alguien se detuviera y su magnanimidad contemplase.
Esa alma que estando , por no percibirla la niegan, y aún así su esencia sigue consolando y entregando sin a cambio nada pedir. 

  
Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna. 
Safe Creative #1405060806576