poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Trepaba ozna-ozna

miércoles, 23 de julio de 2014

Trepaba ozna-ozna

Trepaba por los peldaños de piedra que a la gruta dirigían , sin querer despertar a las horas que languidecían.
Esquivando al silencio, que el viento que ordenadamente emergía, hacía amago de ondularle su larga melena albina.
Mientras, sin dejar de ascender, sus ojos expresivos continuaban mirando en la misma linea, donde la luna pizpireta, se peinaba con peineta de plata fina
Y como si su amor precisara de testigos, principió a recitarlo, alzándose de puntillas
Sintiendo como su ser armonizaba y estremecía al sonido de las olas del mar que se abrazaban a la arena llorando por las guerras afligidas
Sintiéndose feliz al ver como al fin a las verdades ya no les importaban que dejaran de verlas damiselas dignas
Que harían falta muchas cacerías para poner punto final , a que los lobeznos siguieran jugando con su reflejo en las aguas de ríos cristalinos.
Sin no saber, sabiendo que mientras en su corazón morara la utopía, gustoso palpitaría.
Que mientras su alma siguiera adorando a los dioses y no a los reptiles, por siempre sus vestiduras, sin miedo rasgaría.
Que mientras su piel evocara en ella requiebros fundidos, seguiría envolviéndola en las inquietas manos que los hacían aparecer de la nigromante bimba
Entre tanto, las nubes por los senderos sinuosos del cielo comenzaban a desplazarse en busca del cuento que se habían olvidado de leer y alguién en honor a su beldad había escrito con esmero, en cuartillas de color verde, amarillo, anaranjado, azul pastel.
Cuento; que narra la historia de la magnificencia que habita en las cosas sencillas
de la sapidez dulce de la grosella, de la naranja mandarina
de manos encallecidas que pese a estar en sus palmas dibujadas luchas y cansancio, otorgaban la más cálida de las caricias.
La explicación a porque el amor no sabe de longitudes ni de mapamundi, al porque la remembranza de los recuerdos que fueron algo, en décimas de segundo pueden trocarse en fantasmas invisibles
Siguió trepando por los peldaños de piedra, con la confianza que otorgan los afectos entrañables, con los suspiros que dejan las ingratas despedidas de quienes en abundancia amaba, desconociendo que la luna que tiene poder de los rostros interpretar, con sus ojos color miel la contemplaba deseando arroparla cual amorosa madre, con su áurea túnica.


Infinitas gracias querid@s amig@s  por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1407231561215