poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : El portón ozna-ozna

martes, 16 de septiembre de 2014

El portón ozna-ozna

El portón de madera orgulloso presumía ante los que se detenían a admirar su antigua estructura, que era consorte de los bosques, de su aroma a pino y a polen.
Tras el, una mujer que por soñar demasiado, los lugareños no acertaban a decir si era sibila o loca, aferraba entre sus manos un marco de fotos con expresión melancólica en su rostro, con el miedo que va dejando el reloj de arena del tiempo en la mirada, que se les olvidara a las estrellas la promesa que la hicieron antes de su seres queridos partir,  de con su viento estelar perfilarles todas las noches un beso en la almohada.
Balanceando la cabeza como si estuviera morando en un sueño, evocó con nostalgia las dulces caricias compartidas, el juego del escondite que en calma y silencio, se iba haciendo compañero de vuelo de la viajera mariposa monarca.
Tratando de recordar el momento en que principió a platicar con ella sola.
A dejar de percibir las gotas de lluvia deslizarse jugando por el ventanal, componiendo caprichosas resonancias y formas
A temer volverse atea al verbo amar, a que sus fuerzas flaquearan y dejara de amamantar a los sentimientos que al corazón hacen oír que no existe ni ayer, ni hoy, ni mañana, ni destino, ni mano negra que baje el telón, que ponga fin a las primaveras del guión.
Contemplando los pequeños rostros que moraban en el marco tras el cristal, oyó como enmudecía al viento el jubiloso piar de los teuladines, que portaban en su pico la eterna proeza de respirar.
En sus alas el verso que une en un mismo murmullo a las almas solitarias .
En sus patitas, adjetivos y pronombres que no precisan hablar para decir que no existe olvido, ni distancia, ni separación de caminos, cuando los propósitos tienen al Amor como regidor.
Lanzando un sollozo, llevo su mano hacía la mesa, asiendo una llave que sobre ella sesteaba.
Y haciendo acopio de valentía se levantó de la silla temblando, alojandola en el ojo de la cerradura. Irrumpiendo al abrir el portón el destello azafranado del sol que equivocándose de trayectoria , hacía nido en los rasgos de su cara.
Brotando de su garganta títulos de cuentos que el recuerdo volvía a reencontrar, esbozados en la madera del portón , infinitos senderos,que asidos de la mano se iban entrecruzando los unos con los otros,en sus anillos de diferente gama y espesor.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1409191997196