poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : El tren ozna-ozna

miércoles, 12 de noviembre de 2014

El tren ozna-ozna

El sol, el gran maestre, rasgando el sello del cielo, iba recitando con su encanto, los versos de siempre
Pero aquel amanecer su sonsonete tenía distinta entonación.
Sonaban a despedida, a llanto y desnudez, como si no les importara decir donde iban y quienes son.
A caricias que sin intercambio de palabras, se alejan escaleras abajo, doblando por una esquina mendiga, sin amor.
Mientras, un alma de ojos tristes, sin equipaje espera en un banco la hora de subirse a un tren cuyo destino no consta en su diario, no más que en la ruta de su imaginación .
La historia que había comenzado entre libros abrazando por la cintura a lapices de colores, sin pensarselo dos veces había decido ponerle fin, al ver como el sentimiento de culpa atormentaba al corazón de los dos, por ambos ignorar que la raíz del amor nadie puede arrancarla, por su esencia ser mandato divino , por su calidez impregnar las cartas aunque no recibieran contestación.
Pero unas manos invisibles, aferradas a sus pies la impedían levantarse para coger aquel tren y dejar aquel fuego que prisionero del te quiero aún seguía como miel bañando cada poro de su piel, que la hacía oír aquella voz que ni en una botella de vino por no volverla a ver, el podría mitigar su dolor.
Aquel humeante café que reposaba sobre la mesa, que tantas veces juntos deleitaron entre sorbo y sorbo sin existir reloj, jurando luchar contra la distancia y el tiempo, contra los motivos por los cuales los sueños se alejan en las sombras y que nunca más por regresar sienten desazón.
Mientras el sol con la mano sin testigos se despedía entre los arboles, a aquella alma poco a poco iba arribando el color y el calor,sus ojos suspirando a la luna que sin pecado surgía en el firmamento comprensiva, sin como a ella tener nadie que la esperara muy cerca, solo las olas del mar que guardan eternamente de los amantes secretos, su confesión.
Y entonces decidió que sería como ella, que le sobraba corazón , que los arbustos nunca la hacían retroceder, saltar muros por más que la quisieran detener, tatuar sus cabellos plateados en los troncos que dormitan felices sin conocer negros precipicios, vacío, ni dolor, lazos injustos y de opresión.
Y sin saber como había llegado hasta allí, saco del bolso aquellas letras que ella guardaba con sumo mimo para que no fueran agredidas por la llovizna del adios, se levanto llevando cobijado en su mano izquierda el retrato que tantas veces llorando en noches de soledad la vio,
 La oscuridad creciente atestiguaría si fuere preciso ante un juez, que mientras la iba viendo alejarse, en el aire dejaba la promesa de buscar la amalgama de plata para tatuar el signo del corazón, eterno representante del romance y el amor, en la lava de aquel volcán que sin control quemaba a los dos, en las rosas rojas y sus espinas que representaban su pasión..
Mientras los petirrojos con su lunar rojiza en el pecho, que sin invitación habían asistido aquel acto, deseaban volverse boleros de do, re, mi,fa y sol, notas de guitarra que llegaran al templo de la diosa Hathor y hablarle de aquellas dos almas que penaban por no tener inspiración para escribir la partitura que hiciese entender al mundo que los besos no son prohibidos ni pecado, cuando se otorgan por amor.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna

Safe Creative #1411282616428