poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Los rápidos ozna-ozna

lunes, 1 de junio de 2015

Los rápidos ozna-ozna

Sentada en una roca mirando como jugaban las olas con la arena, trataba de hacer memoria del tiempo que llevaba navegando por los rápidos de la vida con su calendario de días pares y nones.
Sin chaleco salvavidas, sin crema solar, sin otra ropa para cambiar, sin barco que quitar la funda, sin vela ni gobernalle, al cual poder amarrarse en caso de tempestad.
Solo a su alrededor rolando el viento, haciéndola tomar cambios de recorrido, pero sin perder nunca la ilusión de una mañana cuando saliera a navegar hallar a Yemayá o a Oshun y la dijeran donde se oculta la Papaya que antiquísimas culturas asociaban a la fertilidad.
Que su encima tenía las propiedades de eliminar garrapatas de la sociedad, calmar el dolor y la melancolía, cicatrizar las heridas que van dejando a su paso los verbos amar y estar.
De una noche cualquiera, ser testigo de como los libros presos por el aburrimiento, huían de las estanterías. y con una especie de euforia corriendo por sus paginas avanzaban entre la oscuridad con la esperanza de ver su reflejo en unos ojos sin parpadear y así volverse sus letras a reencarnar.
De un atardecer vestido de batin, tumbada desnuda en la arena, pegar la oreja a ella y deslizando sus dedos por cada grano de esta, sin falta de mapas de topografía, solo con la ayuda de la estrella Polar, hallar la morada del canto melodioso del amor, luciendo un collar hecho de conchas de mar.
Mientras entraba gateando por la ventana del cielo la luz abstracta que al amanecer precede homenajeando a un nuevo día, tratando con desespero de cumplir su labor sin acabar por su osadía en comisaria .
 Allí estaba ella, aunque tuviera por los que decían estar cuerdos, el permiso denegado; en su mundo artificial. Tratando de seguir navegando por los rápidos, hasta descubrir el significado que se oculta tras las palabras no dichas, de las saetillas de un reloj paradas, de los símbolos con aroma a moho, que dicen de ellos que solos no pueden andar, tratando de proporcionar atajos a los que quisieran obtener útil información de su autor que miraba al futuro con ilusión y pasión.
Una pequeña punzada la atravesó el corazón y atrapada en su silencio, decidió quedarse a vivir en los bosquejos de la imaginación, y terminando el relato, se exilió de la fría y dura realidad del mundo exterior que carecía de dialéctica, de justicia y reflexión.

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1506064270216