poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna

sábado, 13 de diciembre de 2014

Tikva y los lapices de colores ozna-ozna

Aquella mañana Tikva pisando suavin para no dañar la nieve que aún permanecía con su blancura  impoluta, con abrigo de lana y botas de cordónes, iba apurada. Estaba ansiosa por ir a comprar los lapices de colores que aliviarían la añoranza del destierro, al orgullo que asfixia al aire, al lecho del corazón de la soledad y el frío que siente en las madrugadas al ver que no descansa entre sus sabanas, la ternura y la magia de los cuentos, al amor armonizando con la fragancia de rosas, con gotas de lluvia, con aceite de almendras, con flor de jazmín, al llanto de la luna por ser testigo de como la tierra estaba envuelta de tanta miseria, privada del trébol de cuatro hojas que tan feliz la hacía
Que harían rimar unas letras con otras impregnadas de luz cristalina de mar, para que viesen en ellas, de los versos, su inspiración y romanticismo, y nunca más a nadie fueran indiferentes las verdes primaveras que no se adquieren en ningún décimo de lotería ganado, en ningún supermercado, en ningún corte ingles, ni en ninguna abacería
A laminas en blanco mudar en estampas bellas, homenajeando a la infancia, que ahora su ilusión esta desahuciada por culpa de monstruosas mentes de metal que olvidaron en las tardes de contemplar por estar ocupadas solo en crear oro liquido, a estrellas con manto de duelo vestir,a sobrecoger los paisajes por las guerras . A obligar a partir del azul turquesa de las olas, la marinera brisa.
Sin demorarse en la compra, regresó a casa, y mientras iba quitando la ropa, la melodía del reloj iba relatando su historia en voz alta llenando la habitación. E impaciente por comenzar a pintar la invitó a volver después, a con ella más tarde merendar tarta de fresa, acompañados de un cremoso café, cruasanes untados de mantequilla
Desempaquetando los lapices, alcanzó un folio que sobre la mesa con sus hermanos confraternizaba y decidió en diferentes tonalidades pintar la Navidad con calcetas y en pijama, jugando con Papa Noel al veo veo, a las canicas, a la oca y al parchís.
Y sin darse cuenta se quedo dormida entre los brazos matriarcales de la noche, que sin esta saberlo siempre va acompañada de Hipnos que con sus leyendas envuelve al alma entre nubes blancas de terciopelo de algodón.
A la mañana siguiente cuando abrió los ojos, la Navidad y Papa Noel ya no estaban en el folio.
Tikva no lo podía creer, como se hubieran podido marchar sin despedirse de ella, sin decirla ni tan siquiera un hasta pronto, un adios.
Poniendo un jersey sobre los hombros seguida por los suspiros salió al jardín, y de repente los vio allí armando tremendo alboroto, con los bolsos colmados de turrón, polvorones, mazapán y regaliz.
De sentimientos revoltosos que con sus tiernas caritas pecosas, hacen girar del revés las aspas de los molinos
De sencillos perdones que ganan siempre al destino las elecciones, de besos sin maleta, de caricias que no les importa con tal de morar en aquellos pequeños bolsos, haber extraviado su carnet de identidad,  De las silabas de la amistad disculpándose por no haber a los encuentros regresado pronto. A la esperanza que pese a tener frío y deberes decidió salir de casa y que el viento en su lomo la transportara hasta allí cantando feliz
De cartas que el tiempo había cubierto de amarillento polvo, por dudar entre un no, o un si, y al fin decidieron llegar para alegrar a aquellos ojos que tanto tiempo las espero y que ahora sin casi ver, colmados de lagrimas las va leyendo a la llama de un candil.
De sonidos de campanas que ensayan para otorgar su mejor melodía a los oídos del pequeño mundo, que ahora parecían no querer oír.
Las nubes del cielo sonriendo, contagiadas por la bonanza decidieron fabricar más copos de nieve ataviando de blanco a lagos, tejados y abetos. a la diadema azul de la luna, a la alianza dorada del sol, haciendo creíble lo increíble, a la palabra cumplir, a los incomprendidos vocablos del amor y la paz, en todos los dialectos transcribir.
Siendo para las saetillas del reloj imposible aquel bello momento describir, enfundadas en jersey de cachemir salieron a dar la bienvenida al acto de magia que Tikva y los lapices de colores habían conseguido hacer nuevamente latir, para que aquellas fechas del calendario no estuvieran vestidas de negro y gris.
                     

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño .
ozna-ozna

Safe Creative #1412142765928
.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Barak y Shalom ozna-ozna

Barak aquella mañana de diciembre invitaba a emigrar al llanto y la tristeza, a la angustia que al alma sin indulgencia va dejando sin cosquillas
E incitaba a correr, cantar, saltar, a dar los buenos días hasta a los que con circunspecta cara exenta de sonrisa, de prisa caminan, olvidándoseles dejar sus huellas en el sendero de la fantasía.
Hasta a los que parecen muñecos de cuerda sin saber apreciar el aroma de la flor y el rocio, de ropa blanca recién lavada al sol tendida, a la calidez de una cocina de leña encendida.
Contemplando Shalom el color azul inspirador del cielo, buscaba en su mente la manera de guardar en tarros de cristal el zumo de naranja de los besos, la leche tibia de las caricias que no hace falta ir en su busca para sentirlas en la piel ceñidas.
El modo de guiar a la espuma del mar subida en trineo al lugar donde a los silencios del peso eximen, donde los sentimientos palpitan, haciendo percibir a los rostros sin preguntarse el motivo, su aliento derretido
Hallar entre las capas de los espejos a los payasos risueños, acompañados de pececillos tornasolados, de petirrojos rojos que a los niños con sus malabarismos , les devuelve a su pequeño corazón la sonrisa
Aflorar en sus espaldas pan de azúcar con forma de alas esmaltadas blancas, verdes y azules
Viajeros sin billete, de locomotoras de chocolate que van a toda prisa hacia los quereres colmados de luz y ternura, sin falta de soñar si volverían a escuchar su melodía algún día.
En un banco sentada Shalom miraba absorta el humo de su cigarrillo que abriéndose paso hacía el cielo  ascendía, e imagino que era el, el gigante que impediría entrar en jardines, a reposar sobre almohadones a las palabras que por no decir, nada decían, a brazos caídos que a abrazar no invitan, a los péndulos que lentamente oscilan, haciendo desaparecer a la esperanza, al amor, a los amigos.
Al arrullo embriagador de tortolas blancas dejar de platicar de su idilio a escondidas.
Y desapareciendo en el viento la figura del humo puso fin a este cuento vestido de....¿ de que? se pregunta, donde de sus tapas la esperanza asoma la cabeza haciendo constar que ella duerme por siempre en el mismo lado de la cama de los corazones que sin nada comprender, aman más cada día, a los que a los tristes y heridos vagabundos que solo conocen de soledad, tinieblas y frío, por robarles lo que en su día les pertenecía, por las fiestas de Navidad a su mesa a sentarse invitan, haciéndolos sentir uno de la familia más, sin importarles la negrura de su piel, sin preguntarles que clase de religión practican


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna

Safe Creative #1412122754515




domingo, 7 de diciembre de 2014

Amita y la Navidad ozna-ozna

Amita asomada a la ventana miraba a lo lejos, tratando de convencerse que estaba a punto de arribar la Navidad, que nuevamente regresaría un año más para relatar la historia de los sentimientos que moran en el corazón.
Y mientras el dorado cabello del sol se desparramaba dulcemente sobre el azul nítido del cielo, haciéndola sentir la sensación que a pesar a veces de su alma ser huéspedes la soledad y el frío, era preciso seguir soñando con el paraíso, seguir anhelando que algún día llegará la inspiración y la hiciera escribir la más bella partitura, con sus bemoles, becuadros y sostenidos.
Sus fosas nasales iban aspirando la libertad del viento, que olvidándose de todo, la acariciaba el rostro incitándola al amor. Deseando ponerle versos a aquel instante donde entre los dos surgía tan intima complicidad y camaradería.
Alejándose de la ventana con una leve sonrisa surgida en los labios al ver como unos niños jugaban con la nieve sin que ninguna fuerza tuviera poder para obligarlos a acallar su verdad, su sonido,  se dirigió hacia la maquina de escribir, empezando sus dedos delgados a golpetear las teclas sin pedirlas perdón, dejando letras en el papel escritas cual ramas agitadas por la melancolía que dejan las partidas.
Cual mariposas de color queriendo aprender pronto a respirar, para ser alumnas de la luna y las enseñe como entre sus alas vestir de fiesta un rayo de luz, que cure la intolerancia, el rencor, el desamor y la envidia.
En el salón, el reloj de cuco cumpliendo con su ritual iba cantando las siete, dibujando en las paredes acuarelas diferentes, que echaban a suertes cual de ellas llegaba primero a habitar en su corazón
Restregando los ojos que les costaba habituarse a la oscuridad, se incorporó y fue a la cocina a buscar una taza de café humeante, y revolviendo el azúcar con la cucharilla dejo vagar distraída su mirada por la habitación, sin darse cuenta que la casa se iba llenando poquitin a poquitin de melodías, sonrisas, piñas doradas, muñecos de nieve, campanitas plateadas. guirnaldas de algodón
Sonidos de cuerda que dan vida a soldaditos de plomo, princesas de cuento, a perrinos moviendo la cola, a gatinos sacando la lengua, dando saltos repetidos sin ninguna organización.
De rostros que dejaron en un cajón guardadas las caretas severas, gélidas y de confusión.
De perfume dulzón a mazapán, a pastelitos de miel, a mantecados de anís. De la bonanza del papel pinocho, dorado, plateado y rojo. De calendarios de adviento, de cartulinas calzadas con zapatillas.
Mientras el sol, desconocedor de lo que en aquella casa acontecía, iba salpicando con su calidez, dando los buenos días, la Navidad con su carita pecosa iba deshaciendo la maleta, sacando de ella para que no se arrugaran, estrellitas de distinto tamaño y formas,sobre ellas esparcida la purpurina de oro de la fantasía.
Todos los colores del arco iris cantando a coro un villancico, palabras ataviadas de ternura tarareando bajito del te quiero sus silabas.
Gentiles sombreros que para saludar se inclinan evitando que unos de otros para vivir tanto se alejen, sin taquigrafiar en el sobre remitente ni dirección.
Rojos labios que otorgan besos que levantan castigos, que no saben de penas de quereres ausentes, de desafortunados amores que dejan a las rosas exentas de caricias
Velas que en todos los espejos reflejan su llama encendida dando a la Navidad la mano, paseando por los adornos del árbol, por la decoración navideña del jardín, acompañadas de Amita que no sabe en que minuto se transformo la casa en el escenario perfecto para festejar su acogida.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna.

Safe Creative #1412072701546








martes, 2 de diciembre de 2014

El espill (El espejo) ozna-ozna

El espill abandonado en el desván sentía frío y desamparo.
Y aunque se sentía engañado por las manos  que le subieron a el,en su corazón seguía morando la  esperanza que un buen día, alguien le evocara, que la verdad de el no quisiera esconder, que al fin anhelara conocer el misterio que en su capa de plata dormita.
Ese día que un rostro al verse en el reflejado, no sintiera miedo de lo que su mirada decía y luchara por alejarse del resentimiento y la codicia. De la ignorancia que hace no pensar que las  historias bellas son frágiles y si no se miman se acaban mudando en cenizas.
Discerniera que en el latido de los cuatro elementos unidos respira la vida.
Que las cuatro estaciones poseen el estuche de pinturas con el misterio de todos los colores que para respirar oxigeno no precisan. La más variopinta y bella de las sonrisas. Herederas del lugar donde la brisa y el sol siempre toman café por la mañana unidos, con la amistad rebasando del mar sus confines
Que no hay manta más cálida que las estrellas jugando a adornar la noche de la melodía que habla de la magia que al corazón cautiva
Que no hay bebida que sacie la sed como el agua fría que desciende por las montañas buscando en ellas al llegar la noche, la protección de sus brazos cual niña
Más selecto manjar que el que nace de las entrañas de la madre Gaia. Aunque una y mil veces sienta inmensa tristeza al ver como la tratan con indiferencia,  como haciendo caso omiso de su generosidad y bondad tratan de abatirla.
Nada más valioso tesoro que las letras que moran en piedras,libros y pergaminos, indicando que para que la paz en el mundo luzca su insignia, jamás la humanidad debe olvidar ni dejar de querer el lugar de donde proceden sus raices.
Que no hay más bello concierto que el batir de alas de mariposas monarcas tocando el bandoleón entre las cumbres. Que el gorjeo de las aves anunciando la noche y el día, el calor y el frío, la magnitud y seriedad de las tormentas que de su presencia a nadie de avisar precisan.
Que no hay fragancia más ancestral, que aquella que mana de las rosas blancas y rojas impregnadas de gotas de rocío.
Que no hay mas bandera ni símbolo de libertad que el viento cuando va raudo a besar a la yedra, sin nadie tener poder de herirlo, ni goznes ni pestillos que puedan aprisionar su latido.
El espill se estremeció al recordar las manos que le subieron a aquel desván lúgubre y frío el cual ahora era para el, todo su eterno mundo.
Cuando de pronto un rayo de sol despacin se filtró por una rendija, e impactándose en su lamina de vidrio le hizo sentir el calor de un nuevo clarear.
Y jugando con el, le fue devolviendo poquitin a poquitin la alegría, entre juego y juego la esperanza, entre veo y veo al mundo dejar de estar al revés. Poder ver a Artemisa bordar su vestido. A los peces pequeñinos en el fondo del mar al lado de sus padres dormir tranquilos, a los nobles toriles en las dehesas con los más ancianos platicar felices, a las lobas de pelaje gris fuera del  peligro de la mano del hombre, amamantando a sus crías.
Al ave del amor deslizarse sin hacer ruido, del jergón que no la permite soñar, que carece de ternura y sensibilidad para versos recitarla y en su regazo dormirla.
A los miedos que atenazan los destinos irse por siempre al país de nunca jamas
Cuando de pronto le despertó un criptar de madera que el fuego de una chimenea lamía, y se vio en un salón con todas las bombillas  encendidas, donde nadie hablaba por hablar, ni renegaba por caricias que libres se iban a depositar en piel desprevenida. Y entonces vio reflejado en el la imagen de un niño que intentando abrazarse a el, le devolvía la sonrisa, haciendo que el contorno de las sombras de los fantasmas y la  silueta de la noche volvieran a amarse entre sus capas, como la hora de su primera cita.

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1412062690775




jueves, 27 de noviembre de 2014

Este relato comienza... ozna-ozna

Este relato comienza en un segundo del tiempo
con el nacimiento de un beso, cual frágil y pequeño gorrión
Mientas el verdor de los helechos le sirve de cuna
el sol busca la manera de escabullirse entre ellos por un hueco
para poder acariciar su rostro con la yema de los dedos, otorgándole en la caricia toda su inspiración.
Invocando a las Moiras que por solo el mero hecho de haber nacido, no le hiciera por ello pagar un desmedido tributo sin tener causa ni razón.
Pues solo el era conocedor que el corazón de los besos
desde su primer palpito puede estar condenado a ser pájaro herido, soledad mendiga, historia de amor, querer lejano disgregado cual pétalo por el tatuado y esculpido viento, expandiendo por nidos su exhalación.
Las nubes madrinas de su bautismo le susurran al oído dulces versos, escritos por bates con el alma colmada de sentimiento y devoción.
La mar matriarca le acuna con las redes de pescadores que una noche decidieron
quedarse enredados en los cementerios de algas para así por siempre estar al lado
del bello canto de sirenas, con la esperanza de platicar un día con ellas de amor.
El tiempo seguía su caminar y entre los tres de mutuo acuerdo le otorgaban para que siguiera creciendo calor, dudando si al ritmo del latir de su pequeño corazón humano volverlo
para así el tuviera ocasión de utilizar palabra y escritura sin miedo
e hiciera saber al mundo que tenían que actuar pronto y todos en colectiva voz frenaran
a los que ahogan al romanticismo, a los devoradores de sueños
a los que hieren la esperanza, a los que arrancan de raíz la flor de la fantasía sin explicación
O hacerlo del tiempo trovador, rasgueo de guitarra, sobremesa del ayer, del hoy y del mañana, partitura que en atril descansa
pintura fresca de paisaje, leyenda que inspira a la imaginación, príncipe valiente de cuento,
morador de hito en hito nutriéndose de caña de azúcar, de la cristalización de la remolacha..
Consuelo, tisana y embrujo de los que al despedirse la tarde
melancolía por ausencia sienten, a los que por creerse polos opuestos uno a otro se repelen y se alejan dejando en el aire su triste canción, para los que ignoran que todas las almas buscan un cómplice para perderse los dos en el color azafranado del amanecer, en sonrisas multicolor, en miradas sobrantes de dividendos en el corazón, en despertares de media noche al sentir por el fuego del cariño santo quemar la piel sin nunca haber tenido que antes dar excusas, ni implorar perdón, En el dormir rendido en brazos uno de otro después de atesorar en estuche nacarado, la historia de las perlas rojas de su pasión.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna

Safe Creative #1411282616879






martes, 25 de noviembre de 2014

Ella, retrato de mujer ozna-ozna

Ella, retrato de mujer que no acepta clausulas compromisorias
contratos que imponen obligaciones, que angustia dan a las entrañas
Que no cree en la unidad eterna que en alianzas esta esbozada
pues la enemiga rutina condena a dejar los sueños una mañana
a que los besos para volver a darse con sentimiento precisen de guirnalda
Ella, retrato de mujer que ama al corazón que su forma regala
con inspiración preciosa y romántica.
al que a su vera abrazandola la va resolviendo con ternura
el logaritmo del cosmos, de la vida, su sol, do, re mi y fa
a quien eriza su piel y la hace sentir transportada
al lugar donde nacen los versos que para recitarse
no se precisan juramentos, ni para pasear gobernante, ni las puertas de aldaba
donde la música es valiente y sin servidumbre habla.
Ella retrato de mujer aguerrida luchadora
para que los dirigentes pongan fin a las guerras
a la dolorosa esclavitud, a las injusticias que a la dignidad matan
Que no la importa que la vean llorando
mientras traduce en mil lenguas del silencio su vocabulario
si con ello logra indultar de la pena de muerte al corazón
que condenaron jueces obtusos por creer que en pecado no se ama
Ella, retrato de mujer que gusta desnuda en la arena
construir castillos sin puertas de hierro, sin calabozos
sin escaleras angostas y empinadas.
que no se deja engañar por los besos con sabor a ceniza
que no da segundas oportunidades a quien a la verdad orna con artimañas
a quien en callejones sin salida por interés o cobardía la dejan abandonada
a quien al aroma dulce de jazmín amarga
a quien por un puñado de mercancía vende la palabra.
a quien entierra barbas blancas por saber que de ellas sabiduría emana.
Ella, retrato de mujer de ojos castaños que miran sorprendidos
su reflejo en el espejo del mar y le pregunta si el es conocedor
del lugar donde la fuente de agua cristalina cura al alma
que si ella cuando parta la seguirán recordando
cuando al amanecer la ven evocar con devoción al alba.
que si sus rictus en ellos dibujados los bellos momentos
sin despedirse de sus amados se marcharán
sin en ellos dejar su esencia marcada.
Ella, retrato de mujer, que ante los altares no se postra
que busca sin esconderse el destino en las lineas de su mano
sin importarla que la llamen, bruja, hada, orate o gitana .


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna.
Safe Creative #1411282616855






domingo, 23 de noviembre de 2014

El ilustrador de mariposas ozna-ozna

  La figura de esta historia con boina medio inclinada, bajo ella ocultado su pelo castaño, se pasaba horas observando como el sol de otoño otorgaba calor a las ramas,que estremecidas por el frío buscaban su torso, para abrazarse a el mimosas, cual canario que viene al mundo completamente desprovisto de pluma y busca para secar su plumoncillo lacio y húmedo el calor de su madre amorosa.
De como se iba apoderando la nostalgia del bosque al ver como el otoño al amanecer gradualmente le iba haciendo desaparecer de su entorno torbellinos de colores, los gorgeos musicales de vencejos y grullas,desconociendo si algún día seguirían queriendo volver a buscar su cariño, o regresarían no más a visitarlo, sin llegar a escuchar su canto de bohemio soñador loco, de rebeldía que se niega a postrar de rodillas ante los que se creen ser semidioses, instigador del ramillete de la justicia que le cuesta trabajo desperezarse por las mañanas para cumplir su prescripción,  miliciano que no le importa morir desangrado con tal de evitar que los que sin conciencia sigan infringiendo dolor, a los que se consideran ser dueños de la muerte y la vida, a los que dejan a la infancia sin juguetes, sin pan, sin carnaval a la sonrisa de la amistad, al azul del cielo, al verde del mar. 
Cuando de súbito visualizo una mariposa que con expresión desvalida reposaba entre las amarillentas hojas que el viento muy lento hizo que fueran desprendiéndose de las ramas yendo a caer al suelo, sin tener ya nadie que las quisiera, ni por ellas sin tan siquiera evocar una plegaria pobre.  
Agonizando tratando de entender el porque del  malentendido del destino cruel que sin argumentos había rozado sus alas con los cristales del rocío de la noche, sin tener causa de ser ni razón por la cual su vuelo misterioso quedara sin descifrar. 
Obligandola abandonar su danza con el latido de la tierra que asidos de la mano iban acompasando las horas , para así lograr que no fueran tan tediosas al seguir con su monótono ritual. 
Por un momento la figura creyó ver como se iban de las alas extinguiendo sus tonos multicolores
como iba emigrando el aliento de ellas poco a poco, desconociendo en que portafolio se iría a depositar. 
Causando en el, que lagrimas salobres fuesen con osadía anegandole los ojos, y sin darse cuenta, una promesa brotó de su boca
Que sus alas volverían a danzar la dulce melodía por senderos centenarios, a engalanar  con su colores mágicos cuentos e ilustraciones. 
A por las letras de verano de nuevo cual brisa fresca con ilusión recorran, a sentir sobre ellas el chorro de agua fría de las fuentes prodigiosas. 
A que los amantes sugestionados por su danza tomen el desvió que dirige al bosque, para una vez allí desentrañar el misterio que el amor esconde, al motivo por el cual la nieve y la lava de volcán, la vida y la muerte pudieran cohabitar juntas en la tierra en paz.
A ser testigos por milésima vez de como en la memoria de sendas escavadas en rocas habitan los esbozos de fresnos, espinera, salcedo, castaños y robles. 
Madrinas del casamiento de las acequias a la altura de los puentes con sus amados ríos, que creyendo no ser vistos por nadie, apasionadamente se acarician el rostro  
Camaradas de la lucha que mantienen las piedras para lograr que vuelvan alumbrar sus tributos que al estar medio derruidas apenas se quedaron visibles a los ojos. 
Cofrades del dormir abandonado de fauna, flora, brañas y  hórreos, que soñando sueñan que divisan un nuevo destino no inscrito en itinerarios, en planos ni en recomendaciones.
Tomándola con inmenso mimo entre las manos, en estas dibujados los versos que entre los dedos resguardados habitan cientos de años, la acercó al laberinto de su alma, que cual minina ronroneaba al sentir el poco calor que le quedaba a la bella y frágil mariposa
Compartiendo con ella con infinita paciencia y ternura leyendas de cataros , fabulas, manuscritos, pergaminos y acordes, azúcar y sal, ofreciéndole si fuera precisa su vida para que ella siguiera bailando al ritmo del vals donde las musas sin lujo describen su vocación de rapsodas.
Cuando de pronto, al arribar la tenue luz de la luna, que seguida venía por un séquito de nubes, su denodada perseverancia al fin vio que había dado su fruto
Las alas amarillas y azules con lunares rojas se extendieron y hacia el cielo ascendió la mariposa, con su vuelo en la vía láctea bosquejando, hacia la figura su fosforescente e inmensa gratitud
Aquella noche notas de bandoleón hablando de ese amor que jamas se puede olvidar, las vieron los lugareños ir a resguardarse entre las sombras de las cumbres de los montes.
La frágil mariposa que se había olvidado de preguntar a la figura su nombre, nunca sabrá que sus alas fueron restauradas por el ilustrador de mariposas y que el por primera vez fue protagonista de una obra de singular atractivo, de la inspiración sensible y artística de viviente realismo, del relato lleno de vida del palpitante amor, ese amor que para besar no huye ni se esconde.
                                   

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna 

Safe Creative #1411282616459

jueves, 20 de noviembre de 2014

Buscaba ozna-ozna

Buscaba sin conseguirlo, el modo de abandonarse del todo, para liberarse del dolor, al ver en el horizonte, como bellos momentos, van mudando en alientos lejanos.
De la rabia e impotencia que siente su corazón, al tildar horarios de lunario y seguir viendo, como las guerras sin reparo, a la humanidad siguen asolando, a letras sabias, convertidas por tiranos en humo, a la justicia en esclava. A raíces de rosas y arboles sin piedad desenterradas, para luego dejarlas abandonadas a la suerte del eco de la separación y el desamparo
De la pena que invade su alma al escuchar la melodía réquiem de los náufragos que se desvanecen en mitad del océano, arriesgando todo por vivir, esperando que alguién los reclame y al fin puedan echar anclas en algún puerto no enojado, para así por siempre en paz dormir.
De los te quiero acompasados que dando lo mejor de si, sin explicación, las estaciones transforma en duelo o dolientes batallas
De ver como  palabras por temor o cobardía a ser expresadas, quedan apresadas en el pecho, sintiéndose morir
Como se construyen sin licencia; divisorias y alambradas, separando los sueños, no permitiendo que todas las voces unidas, canten la misma balada
Mientras, el sol su despedida palpitando, haciala recordar la estela que dejan en la noche las estrellas fugaces, su agradecimiento a punto de cruz en el aire por dejarlas que su melodía, en la pleamar se escuchara.
Haciendo a sus labios recitar la frase de Confucio
-" Si todavía no sabemos lo que es la vida , ¿ Como puede inquietarnos conocer la esencia con que impregna su piel la diosa Micihuan?
El preguntarse, el porque de su necesidad, de expresar en letras, la rabia e impotencia, las emociones, los sentimientos,los quereres e inquietudes, la soledad, los silencios, el llanto, el cansancio que siente su alma, contenido en su mochila de peregrinaje
Haciendo batalla a la abrumada melancolía que mudada en lagrimas, pugnaba por salir, se dejo llevar por el remolino de la imaginación , y voló lejos, sin importarle no tener billete de retorno, si alguién después de su marcha, por su alma cirios encendiera, o de luto vestidos con aflicción la conjuraran a las nubes de algodón reflejadas en el agua de una fontana de alguna aldea olvidada, ignorando que esta va en busca del ritmo de los malabares que ha tiempo un payaso huyendo de la cruel realidad talló en una roca sedimentada a los pies de una montaña mágica ,
Del lugar, donde el querer es moldeable y no es ceniza de careta de soledad, hipocresía y falsedad .
Donde los árboles longevos y las plantas conservan en sus raíces, la calidez de las manos que las engendro con voluntad en tierra sacra , siendo testigos de ello, amaneceres arrullados por tortolas blancas.
Donde las promesas, el ciclón del dios Cronos no las convierte en tormentas de polvo mermando su sonrisa y diafanidad.
Donde los grills y los mussol a media noche escriben alegorías en flores azul violáceo de lavanda   .
Alegorías que hablan de nuestro, no tuyo ni mio.  Que todos los colores serenos, juntos descansan en la misma hamaca
Que no hay que temer a la muerte, pues comienza en el paritorio la cuenta atrás, temer a la soledad si ya orna la piel al cortar el cordón umbilical, cobardía a la lucha, si los pulmones batallan nada más nacer por recibir el oxigeno que en el claustro materno nunca por conseguirlo precisaron requerir.
Que debe darse valor al amor y la amistad, para que al mirarse al espejo una mañana, no verlos en el reflejados, sufriendo por negra traición, agonizando por no haberlos estrechados en los brazos ardientemente, haciéndolos vibrar y sentir.
Donde explican que las piedras no son frígidas, que sin tener corazón padecen, sin tener ojos lloran  al ver como se arrojan al mar textos medievales,que hacen al pulso latir
Donde el dibujo de las bocas no son convertidos en fantasmas arrepentidos por no haber pronunciado en vida las tres palabras mágicas que hacen al que las escucha saber la suerte que tienen por vivir.
La inspiración  para que las lamparas de los andenes de las estaciones de tren no se apaguen, sabiendo que  nadie hará un gesto, para encenderlas de nuevo, ignorando que el amor del bueno, la esperanza y abrazos apretados, renacen una y otra vez en el corazón segundo a segundo con más lozanía e intensidad



Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1411282616442

domingo, 16 de noviembre de 2014

El espíritu de los bosques ozna-ozna

Había llegado el momento, hasta entonces, ningún humano había visto su larga melena albina.
Ni la lagrima furtiva que sin premura por su mejilla se deslizaba, al sentir como el frió del mundo insensible iba cubriendo su piel de escarcha.
Nunca antes nadie podía presumir de  haber escuchado sus pasos , cuando cruzaba el puente para dar sepultura a los versos que por hablar la verdad, su aliento amordazaron, las melodías que por ser discutidas, quedaron en tierra extraña desamparadas, sin que de ellas nunca nadie más se acordara ni sollozara. De la inocencia, su despedida, sin saber cuando fue, ni en cual segundero del reloj aconteció el drama.
Ni se habían preocupado de indagar ni discernir la abacería donde el guarda la llave del cofre, donde moran del pasado, las cenizas de los versados. Del presente, turbaciones y quimeras. Del futuro , ese futuro que anhela salir de entre bambalinas a escena para dejarse sentir, aunque no recibiera al final de la representación, ovación alguna, solo sin clemencia, censura por no hacer con su pantomima sonreír, y a los brazos caídos por no querer aprender a conjugar el verbo amar.
Había llegado el momento, que el, el espíritu de los bosques, dejara de ser solo un mito, y se dejara escuchar, en el suspiro de hoja audible de castaño, en aquel viento de otoño que siempre del ayer regresa sin pedir permiso. Ni del porque, ni el motivo, ni dar explicación del volver su causa.
Ver en el fulgor de la luna, cuando sin pudor se lía a los troncos longevos de los árboles, en la candela de las estrellas, cuando se inca de rodillas, llorando cual niña,en tierra negra soberana, sementera de lirios y tulipanes, que poco a poco se va muriendo al sentirse por manos sin conciencia desflorada.
Dejar sentir su aliento en el viento, cuando recita con sosiego rimas, a la diosa Navia. Vademécum de las almas que día a día, de la calesa que las transporta, se escapan .
Permitir contemplar sus ojos en el dios Ra, cuando el telón negro de la noche hechicera levanta, haciendo enamorar a las xanas. Implorándole, para poder adorarle, por su mirada,ser desencantadas.
Su consuelo en gota de lluvia, cuando a la melancolía invita a fundirse en profundo abrazo, con notas de guitarra.  A asir papel y pluma, y componer letras danzarinas, vestidas de gitana, ansiando leer la buena fortuna, en palmas de manos encallecidas por su fatigoso y mal pagado laborar, ensangrentadas por saltar alambradas con cuchillas, pensando que del otro lado sus sueños dejarán esos que dicen llamarse humanos, hacerse realidad.
Admirar su arte, en el hilo de tela de araña, cuando festonea en el cielo, manuscritos y pinturas, protegiéndolos de ser disgregados por el incontrolable olvido, sin primero preguntarles.
Su valentía, en el agua de cascada, demostrando que los sueños si en verdad se tiene coraje de por ellos luchar, fraccionan cadenas, y dejan de ser esclavos de las palabras que no hacen y solo saben predicar.
Había llegado el momento que el espíritu de los bosques, sacudiese de su túnica el polvo, y dejase a la humanidad ver, sus guirnaldas de fuego llameante, hacerlos saber que el secreto de la vida, no se halla en renombre,oro, ni diamantes, se halla en el interior del vientre de la madre Gaia, que su invisible esencia, se cita en las astas del toro, cuando en la dehesa tranquilo descansa, en las tablillas labradas de mezquitas, templos y pirámides, en las promesas de amor que se entregan con el alma, haciendo que nunca llegue a fenecer. Ni a atardeceres escuchar más llantos de soledad, al comprender que cuando los sentimientos son verdaderos no entienden de lontananza.

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1411282616435

miércoles, 12 de noviembre de 2014

El tren ozna-ozna

El sol, el gran maestre, rasgando el sello del cielo, iba recitando con su encanto, los versos de siempre
Pero aquel amanecer su sonsonete tenía distinta entonación.
Sonaban a despedida, a llanto y desnudez, como si no les importara decir donde iban y quienes son.
A caricias que sin intercambio de palabras, se alejan escaleras abajo, doblando por una esquina mendiga, sin amor.
Mientras, un alma de ojos tristes, sin equipaje espera en un banco la hora de subirse a un tren cuyo destino no consta en su diario, no más que en la ruta de su imaginación .
La historia que había comenzado entre libros abrazando por la cintura a lapices de colores, sin pensarselo dos veces había decido ponerle fin, al ver como el sentimiento de culpa atormentaba al corazón de los dos, por ambos ignorar que la raíz del amor nadie puede arrancarla, por su esencia ser mandato divino , por su calidez impregnar las cartas aunque no recibieran contestación.
Pero unas manos invisibles, aferradas a sus pies la impedían levantarse para coger aquel tren y dejar aquel fuego que prisionero del te quiero aún seguía como miel bañando cada poro de su piel, que la hacía oír aquella voz que ni en una botella de vino por no volverla a ver, el podría mitigar su dolor.
Aquel humeante café que reposaba sobre la mesa, que tantas veces juntos deleitaron entre sorbo y sorbo sin existir reloj, jurando luchar contra la distancia y el tiempo, contra los motivos por los cuales los sueños se alejan en las sombras y que nunca más por regresar sienten desazón.
Mientras el sol con la mano sin testigos se despedía entre los arboles, a aquella alma poco a poco iba arribando el color y el calor,sus ojos suspirando a la luna que sin pecado surgía en el firmamento comprensiva, sin como a ella tener nadie que la esperara muy cerca, solo las olas del mar que guardan eternamente de los amantes secretos, su confesión.
Y entonces decidió que sería como ella, que le sobraba corazón , que los arbustos nunca la hacían retroceder, saltar muros por más que la quisieran detener, tatuar sus cabellos plateados en los troncos que dormitan felices sin conocer negros precipicios, vacío, ni dolor, lazos injustos y de opresión.
Y sin saber como había llegado hasta allí, saco del bolso aquellas letras que ella guardaba con sumo mimo para que no fueran agredidas por la llovizna del adios, se levanto llevando cobijado en su mano izquierda el retrato que tantas veces llorando en noches de soledad la vio,
 La oscuridad creciente atestiguaría si fuere preciso ante un juez, que mientras la iba viendo alejarse, en el aire dejaba la promesa de buscar la amalgama de plata para tatuar el signo del corazón, eterno representante del romance y el amor, en la lava de aquel volcán que sin control quemaba a los dos, en las rosas rojas y sus espinas que representaban su pasión..
Mientras los petirrojos con su lunar rojiza en el pecho, que sin invitación habían asistido aquel acto, deseaban volverse boleros de do, re, mi,fa y sol, notas de guitarra que llegaran al templo de la diosa Hathor y hablarle de aquellas dos almas que penaban por no tener inspiración para escribir la partitura que hiciese entender al mundo que los besos no son prohibidos ni pecado, cuando se otorgan por amor.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna

Safe Creative #1411282616428