poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna

jueves, 23 de junio de 2016

Aquella noche © ozna-ozna

Aquella noche la luna lucia vestido de brocado en honor al dios Belenos.
Iluminando su belleza el catártico fuego, aromatizandola el taumaturgo muérdago
Ofreciendola el mar su doncellez, que dependiendo de su timidez
mudaba sus visos azul marino de manera significativa
Y por razones inexplicables, aquella misma noche
ella llegó al final de aquel libro
Acariciando su tapa lo cerró, y sin llanto, y sin mediar palabra
acomodándolo en la leja, prometió al autor de aquellas letras, que nada ni nadie
podría arrancar jamás el amor que hacía el sentía.
En el cielo las estrellas brillaban de modo distinto
haciendola saber que cuando el reloj de la torre
las doce campanadas diera, el alma de aquellas letras
que la hizo soñar que se deslizaba por las nubes sin hacer ruido
Mirar al mundo con ojos de niña
Declamar sin saber de poesía, las más dulce de las elegías
Que la enseñó para que sirve la estructura de los lujuriosos suspiros
los movimientos sexuales que por los laberintos de las entrañas
hurgan y se organizan, creando una obra de arte sin certificado de artistas
El destino que está instruido en que para construir hay que destruir primero
sin permitirle agitar pañuelos por siempre de ella lo separaría
Sonriendo de forma extraña se quedó mirando aquel fuego que delante de ella ardía
y sacudió sobre el, lo que aquella bolsina de tela contenía.
Que importaba lo que era, las llamas lo descompondrían, la brisa marina lo dispersaría
Y en un lugar del corazón que nadie acceso a el tenía
se instalo una sensación que la empujaba a seguir caminando con desconsuelo
sin mirar hacía atrás, sin reproches, sin disculpas, ni despedidas
La piel de aquella mujer el movimiento de cada uno de los pies del tiempo envejecería
pero no así a las iniciales del autor de aquel libro
No podría alterar el profundo color, el intenso brillo de los hilos que el usó, para bordarlas en ella, cual si se tratara de la batista más fina.


 Infinitas gracias entrañables amig@s, por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1606268216420


lunes, 20 de junio de 2016

Recuerdos © ozna-ozna

Recuerdos que habitan en las estribaciones de la mente
Que cuando salen jadeando de la oscuridad
cual trote de caballos salvajes
sobresaltan al dormitar en calma de las horas
Recuerdos con voz ronca que empapan el alma
y se instalan en los poros del rostro
Recuerdos, figuras de guiones de teatro
que se mueven apoyándose
en las paredes del escenario
haciendo temblar a las entrañas
al oírlos recitar en voz baja unos versos
que no armonizan el uno con el otro
Recuerdos que fingen dormir y se nutren solos
que cuando se despiertan con lagañas en los ojos
encienden el farol de la gruta donde moran
y echan a andar zigzagueando de un lado para otro
y ríen y lloran y danzan al compás de un viejo saxófono
o simplemente se mantienen encogidos esperando
sin saber nunca el motivo de aquella danza
ni el epiteto del algo o del alguien que ellos esperan
y nunca se persona
Recuerdos con aroma a rosas silvestres, a confitura
a almendras amargas, a carantoñas
que dejan en el paladar sapidez acaramelado o acibarado
los tonos de la desolación o el alborozo en las retinas de los ojos.

Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1606208184970

jueves, 16 de junio de 2016

El corazón de cristal © ozna-ozna

El corazón de cristal maldijo al sentir como dientes de rata roían los peldaños de la escalera que conducía al mundo donde todo en el estaba en orden armonioso
El corazón de cristal junto una taza vacía de café, un cenicero lleno de colillas, y un montón de folios, para protegerse del frío que de el no quería irse, puso un echarpe sobre los hombros.
Tenía la sensación que alguien había tapiado el acceso que daba a los ojos claros que no pierden el brillo por externas presiones.
Que la indiferencia en las almas hacía crecer malas yerbas, zarzas a su antojo.
Que las guerras sin cuartel y la usura pintaban a los océanos de duelo y odio.
Que las conciencias para los oídos usaban tapones
Que habían olvidado adrede donde pusieron la llave de cobre del recurso contencioso dirigido contra la huida de los valores
Que componían formulas para que el viento huracanado manipulara los mandos del sol con el fin de romper la paz a su apacible tono.
Que ahogaban el aliento de amor de las estrellas cuando copulaban con las velas de los pequeños barcos de valientes pescadores.
La luna que lentamente ascendía por un sendero invisible, sintiéndose responsable de aquel corazón de cristal dotado de movimiento propio, deseó lamer sus diez partes funcionales y morfológicas.
Mientras el rumor de las olas rompiendo en los acantilados, cruzándose con la bruma color ocre, esparcía los fragmentos de aquel corazón de cristal anacoreta por las arterias de los pasajes, sin mencionar nombres ni direcciones.

Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1606168162087

domingo, 12 de junio de 2016

El columpio encantado © ozna-ozna

Encendió el cigarro y la llama del mechero la hizo recordar que ha tiempo, cuando era muy niña, familia lejana, la habían llevado a un paraje donde habitaba un columpio encantado.
Y justo en esta etapa de su vida precisaba retornar a aquel lugar para devolver el reflejo de la ilusión a los ojos de su alma que ahora un vació profundo en ellos se dejaba ver.
Recordó que en aquel lugar, las aves exponían a la brisa sus trinos cordiales que sin temor a nada ni a nadie por todos los confines derramaban
Cerró fuerte los ojos y sin dar un paso sintió que los pies hacía allí la llevaban.
Contempló al columpio durante un breve espacio, el probin allí estaba con aspecto melancólico, solin, cubierto de telas de araña.
Se le había olvidado el pacto de cuidarlo, que ha mucho, mucho tiempo había hecho con él, y el con tanto amor había escuchado.
El aroma a pino silvestre turbó a la ese del silencio que allí estaba sosteniéndose con una mano
Y de manera respetuosa con la punta de los dedos lo fue acariciando, sintiendo por el y por ella mucha lastima, e inclinándose hacía el, comenzó a susurrarle
                      " Escucha columpio, puedes estar seguro que volveré y de pintar de color verde esperanza tu madera ennegrecida y mohosa, cargo me haré"
Una sonrisa se dibujo en el balanceo del columpio.
                      "¡ Si ¡".  Contestó
Y ella no apartando los ojos de el se apresuró a responder
                      " Puedes estar seguro que así será, nunca más abandonado te dejare "
Sin vacilar un instante se abrazó con fuerza a el, sintiendo el calor de su madera encantada, que solicitaba caricias, palabras mimosas, versos sentidos que solo el de descifrar estaba dotado.
La luna vestida de cendal se asomó a la ventana y al ver dormir vestida sobre la cama a aquella figura de mujer, temiendo despertarla apagó su palmatoria y se fue a descansar a su cuarto ella también,
con las huellas del llanto vertido por lo absurdo de la vida reflejado en su faz color miel.
Sabiendo que siempre habrá un columpio encantado, un trovador voluntario que con la magia y la inspiración se encargarán de hacer huir a la desesperanza que cobarde en las profundidades siniestras de la noche se agazapa
De que harán que a ella su color y brillo no le flaquee, ni sienta mortal frío, cuando acude a la cita con la tierra concertada, para saborear un buen y aromático café.


Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1606128129976

miércoles, 8 de junio de 2016

Los fragmentos de los sentimientos © ozna ozna

Los fragmentos de los sentimientos
trataban de hacer entender al banal mundo
Que la proximidad no se trata de estar cerca o lejos
Que lo invisible no es tal
que se hace elocuente en las cosas pequeñas
que las leyes de la madre Gaia ayuda
a estar en continuo crecimiento y flujo
Que la verdad y la mentira tienen sus símbolos
y al expulsar por la boca una u otra
se reflejan en los ojos del que las menciona
Que la ignorancia osada
en pobres mentes y no de limosna
su propio mundo confecciona
Que la vejez y la muerte coexisten
en el primer latido de vida
que al ser tan menino, apenas se escucha
Que la libertad respira
en el humo de incienso que la evoca
y a la brisa desborda
Que el cuerpo es la tela de araña
que a la fonética del alma aprisiona
Que el Amor y la metrica de los versos se relacionan
al ser ambos melodía intima armoniosa
mudables, independientes, míticos y misteriosos
sin costumbres aristocráticas ni religiosas
con esencia propia que de limites no conoce
Que nacen los dos con un único propósito
expresarse sutil y metafóricamente a su modo

Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1606088104761

sábado, 4 de junio de 2016

El vagabundo ozna-ozna

El vagabundo tendido en un banco del parque
hasta la vida diera por poder interpretar aquella noche
el parpadear de las estrellas que sin licencia poética
trataba de recitar en voz alta un poema completo de pasión
El vagabundo naufrago de la vida
escuchaba el latido de su corazón
figurandosele que evocaba el segundo aquel con sabor a tomillo
donde quedo en su boca fotograbado el primer beso de Amor
El minuto donde para seguir caminando
tuvo que romper lazos, y sin mirar para atrás
pasar pagina y decir no un hasta luego, sino adiós
La hora que para buscar la huella exótica de la ilusión
del barco del mundo se hizo polizón
El vagabundo aquella noche en el desván de su mente rebuscaba
el instante en que el vuelo de una mariposa
le hizo conocer la diferencia entre subsistir y preexistir
comprender que el destino a cada ser
sin pedir consentimiento explicito
le escribe con desemejantes signos trazados su guión
El vagabundo arrebujado por el oropel de la luna
después de ganarle la cruzada el sueño, se durmió
Cuando la alborada bostezando arribó
en aquel banco solo quedaba del vagabundo su caparazón
Aquella noche el parpadear de las estrellas suspendido del cielo
de su composición poética tendría su inherente declamador

Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1606048076800

miércoles, 1 de junio de 2016

La luminiscencia del faro ozna-ozna

La luminiscencia del faro se desparramaba sobre el mar
cual caricia con sabor a la más dulce plegaria
forjando sobre sus olas de espuma blanca
procurando de ortografía no tener faltas
el más estatuario y taumatúrgico cuento de hadas
para que el sol de la limpia alborada al nacer
al descifrarlo no fuera cual rosa delicada que se cuartea
al ser de su rizoma por mano vil arrancada
La luminiscencia del faro en sus noches de insomnio
queriendo expresar sus sentimientos
sin fecundizar ilusiones al mar besaba
Sin poseer madera de rapsoda
cuidando los más mínimos detalles
poemas en su blanca y fina arena confeccionaba
pudiendo una gaviota que sin cesar volaba testimoniar
que en aquellos versos
que desde lo más profundo de aquel corazón manaban
el faro al mar su alma entregaba
y el resplandor de la luna llena que en ella reflejaba
esculpía en las nubes de terciopelo que dormitaban
de aquella pasión para hacerla inmortal una estatua
para cuando el viento trasportara a las estrellas
en busca de la fidelidad de sus antepasados
en la soledad de la noche la contemplaran
Y así culmino este pasaje
que nació de un grupo de letras
de forma inconsciente e involuntaria
sin ajustarse a las normas de ningún diccionario
sin hacer uso de ningún arquetipo de formato
mientras escucho los trinos del canario
que del sueño regresan y de manera desinteresada
me vienen a demostrar
que sin Amor no somos nada

Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna
Safe Creative #1606028056198

viernes, 27 de mayo de 2016

TIC TAC, TIC TAC, TIC TAC OZNA-OZNA

La mariposa sentía un nudo inamovible en la garganta.
Quieta con los ojos cerrados temblaba sobre el tronco rugoso, que lívido la miraba paternal.
El mundo no se detenía y ella ahora hastiada se limitaba a desplazarse lentamente
siguiendo las pautas que el tren fantasma de la vida le iba refrendando sin darle opción ni tener apetencia a desaprobar
             TIC TAC, TIC TAC, TIC TAC
La mariposa no sabía si había sido parida de unas entrañas,
o había sido concebida por una pluma y un papel blanco de fumar
Cuanto tiempo había transcurrido de cuando se quedaba embobada observando
a la primavera que arribaba voluntaria ofreciendo que visitara su galería de arte
sin ningún formulario cumplimentar.
Cuando el aroma de los largos días de verano revoloteando
le despertaban su voluptuosidad, su instinto maternal
de ansiar sentir en las alas la brisa del mar
que le era imposible estarse quieta en su solitario caminar.
               TIC TAC, TIC TAC, TIC TAC
El tiempo iba marcando los pasos
y la mariposa sobre aquel tronco rugoso
con sus ojos buscando algo que la sacara de la reclusión
de sus pensamientos que no sabían que dirección tomar
preguntándose si jugó a vivir la vida, o acaso la vivió de verdad
                 TIC TAC, TIC TAC, TIC TAC
Escuchaba la mariposa el ruido de las ruedas del tiempo pasando
por las vías de la existencia sin detenerse en ningún lugar
cuando de pronto su mirada se encontró con la de las gotas de lluvia
que con aspecto cansado del cielo gris se desprendían
mientras las manecillas del reloj de la torre
de proyectos improbables entre ellas parloteaban sin cesar
Dos gorriones picoteaban distraídos del suelo un trocin de pan
que al sobrarles corazón, convencidos estaban
que pronto llegaría el día que aquella situación que hacía a la humanidad tanto mal, tendría que mudar.
Que en las retinas volvería a brillar la esperanza, esa esperanza que invita volver a empezar.
Que el sonido de los vocablos ahora ofendidos
porque insolentes déspotas que a base de mentiras todo lo quieren conquistar
intentan usar con ellos el verbo infinitivo presente amilanar
a sus pulmones en una caja metálica encerrar
para asfixiarlos y así nadie pudiera su respiración escuchar
pronto su transcripción fonética volvería en la ribera a nadar.
                 TIC TAC, TIC TAC, TIC TAC
La mariposa que al no usar reloj, no tenía idea de cuanto tiempo llevaba allí
empezó a mover las alas despacin, cogiendo poco a poco velocidad
con la luz de la luna dandole directamente en la cara
descendía y volvía a subir otra vez y conforme iba volando
la cortina de lluvia que de la vida tiene experiencia sin llamar la atención a las estrellas
la iba haciendo participe de la consigna para en los versos el ayer atesorar
para que la tristeza no se abrazara a ella fingiendo cordialidad
para que de volar no desfalleciera aunque no fuera fácil por ser de grava el sendero astral
Persuadiendola que tiene que seguir peregrinando hasta hallar el rastro de los hombres de las cuevas con su altar.
El códice de la melodía y los símbolos de las montañas sacras que estos pulieron en ellas con religiosidad
La fragancia de las pinturas rupestres que durante mucho mucho tiempo fue condenada a no hablar
El sello del arúspice que adoraba a Quetzalcoatl dios lunar, a Huitzilopochtli dios solar
Y una vez allí lejos de relojes, falsificaciones, despedidas, depravaciones y autocratas su liviana alma de veintiún gramos por siempre descansar.


Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna

Safe Creative #1605297937023

martes, 24 de mayo de 2016

La Magia ozna-ozna

La Magia sin voz ni estructura osea
pasando los semáforos en rojo
entró súbitamente por los ventanales de la sala
yendo a sentarse en la mecedora
quedando aquel instante suspendido en los segundos
cual si fuera una obra antigua escultórica
elaborada de arcilla roja
Ella sin saber si era real lo que estaban viendo sus ojos
o era obra de su imaginación fantasiosa
se limitó a cerrarlos fuertemente
para que no se le escapara de las retinas
la paleta de nogal donde esta de manera perfecta
organizaba alfanumericamente la gama de los colores
con los cuales vestía las formas de la naturaleza todas
sin oírse más ruido que el alzarse de la niebla entre las montañas
permitiéndose una sonrisa soñadora
El reclamo débil y ronco sobre el mar de las gaviotas
La Magia que carece de definido contorno
superviviente de la caligrafía de la historia
que comenzó su carrera abriendo y cerrando claraboyas
haciendo piruetas cual bufona al borde de acantilados
sin excusas, sin establecer reglas, ni obligaciones
que los astrofísicos de ella cuestionan
si es un sistema estelar integrada por dos astros, una estrella luminosa
o procede de arcaicas ancestrales tradiciones
Que los escépticos su magnificencia minusvaloran
Que de su vocablo transcrito, de los canales que construye
con corriente agradable y renovadora
las estrellas que atesoran confesiones de almas sin nombre
los corazones arañados, los ornados de duelo, de desgarradas ropas
las almas de las lobas cuando se sienten perseguidas
por resuellos jadeantes inconfundibles, disparando balas silbadoras
sobre ellas y sus crías, de su influjo son conocedoras
al ver como muda la decisión del destino
que presume de manejar los hilos de la vida a su antojo
Y así mientras la Magia se tabaleaba en la mecedora
impregnando con su aroma las emociones para evitar que se descoloren
antes que la autora de este pasaje se diera cuenta
su consciencia cambió de aspecto
y de boceto sin portada de cuento tomó forma
traspasando aquel telón dimensional para con ella conexionar,
para oír, escuchar, saborear la conjunción de sonidos,
singulares, infinitos, hermosos, que crean una melodía
siendo la Magia su arreglista y compositora



Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna-ozna

Safe Creative #1605247835300

miércoles, 18 de mayo de 2016

Ella ozna-ozna

Estaba oscureciendo y ella permanecía de pie en silencio delante de la ventana
Buscando sus ojos en el cielo las sensaciones, los sentimientos, que quedaron desorientados en las rutas de las estaciones del universo, por no conseguir llegar al oxigeno del corazón, al no hallar la entrada del camino que a el da acceso
Intentando descifrar lo que quería comunicarle el aroma de ellos eterno.
Y de pronto sintió la imperiosa necesidad de congelar aquel momento con el objetivo de retornar al antaño, cuando se tumbaba en la yerba, con el fin de sentir el frescor de su verdor en el cuerpo, que le quemaba al imaginarse la arquitectura de un beso.
Ese beso que del Amor nunca miente y que por siempre hace perder la inocencia.
Al lar donde de niña veía las llamas del fuego de la chimenea
Antojandosele que eran hadas de largos cabellos escapando sin dar la voz de alarma de laberintos, aventurándose en busca de sus sueños, en direcciones opuestas
Al instante de aquella dulce espera de antes de dormir ver salir los personajes de rasgos delicados del refugio de los cuentos, para a su alma dar consuelo.
Los pasos del pasado inesperadamente una vez más habían vuelto como si quisieran volver a recuperar el aliento, pero una vez más volvían a adentrarse en el rincón más apartado de su mente, con sabor a pretérito.
Resultandole extraño ahora el silbido sonoro de los reyezuelos y las oropéndolas que en una especie de juego decían:
                             -" Espérame"-
                             -" Te quiero"-
Y pensó, cuantas cuerdas vocales, cuantos brotes de la vida, cuantos vuelos de aves, cambia, hace languidecer, transforma el humo oxidado del tic tac del eco del tiempo, regodeándose de ello, por ser en eso experto.
Afuera proseguía la vida escondiéndose en ella la coreografía absurda de los decesos, y la noche tornaba agotada después de peregrinar un largo camino, para cumplir la función de ser cancerbera de las arterias de las callejuelas estrechas.
Trayendo en su torso a la luna, que con su amado mar, en apasionada calma ansiaba copular
Y ella con un cigarro colgando de los labios se apartó de aquella ventana que le devolvía de su rostro el débil reflejo, atravesando la sala, escociendole las lagrimas en el pecho, a su paso acariciando las fotos enmarcadas, sintiendo en sus venas una sensación secreta que solo ellas la proporcionaban al ser testigos día a día de sus dinámicos movimientos, por ser estas de ella su pequeño reino.
Propalando a las raices de los libros que reposaban en la leja las preguntas:
                            -¿ Quien soy ?-
                            -¿ A donde voy?-
                            -¿ De donde vengo?-
Y una vez más se quedo sin saber las respuestas.
Por estar estas protegidas por una reja de hierro.
Por asegurar la puerta de entrada a ellas un pestillo desde adentro.
Para que nadie pudiera saberlas hasta no haber traspasado la frontera que divide y hermana al lamento de la muerte con el plano de la existencia


Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1605237824154