poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna

sábado, 10 de enero de 2015

En el corazón de la maleta ozna-ozna

En el corazón de la maleta iba guardando la magia del viento
los sueños de cristal que no los enveneno la soledad, ni el eco de la distancia sin pretexto sus ojos cubrió con ningún pañuelo
la fantasía de los dibujos y los cuentos que la acompañaran hasta que la presencia de la sal en el mar permanezca cosida a la arena con hilos protegidos por sombrillas, pamela y sombrero.
los suspiros sin vergüenza que no saben de tristeza, con aroma a manzano, azahar, madreselva y romero
los diálogos en tres actos compartidos con el dulce de los membrillos
con el aroma del fuego de una chimenea que su partida no imagina por toda la magia que encierra.
verdades desnudas del presente y del pasado, danzando por hojas de calendario
acompañadas de voz temblorosa, de  pluma y papel que hace al corazón perder su ritmo
prendas de algodón y lino con poderes mágicos
que hacen no sentirse culpables a los silencios de la piel
a los recuerdos de niñez nunca de la mirada ausentarse, ni dormir sin pijama en el suelo.
Al arribar el alba se subiría a la estrella gitana que la acercaría
a saciarse de las caricias que calman, a los juegos y risas de ilusión que ella tanto extraña
Pero mentiría si dijera que  en un pequeño rincón de su corazón habitaría la añoranza
del rasgar de la pluma sobre el papel que sin letras, al sentirse desnudo infeliz es
las cosquillas de los amig@s que nunca sus sentimientos hacía ellas dan de baja, ni se apartan
el calor del primer beso amado, esperando que el dios de los viajeros Hermes con sus alas en los pies
le regrese a aquellos labios una y otra vez, y no se quede afligido en el tiempo del ayer.
Así que mientras lejos estuviera dejaría encendido el candil, para que aquella pluma que se imagina
repartir cariño y agradecimiento por donde quiera que va mientras se desliza sobre el papel
Que sin saber de poesía recita sus versos al sol del amor de la luna prisionero, en la nocturnidad no tenga miedo y pertinaz permanezca esperando su regreso
Para así poder seguir otorgando canto de jilguero que sin saber de versos, escribe sobre tristezas, recuerdos, duelos, ensueños y consuelos, blanco y negro, amor y desamor a la vez.


Querid@s amig@s con estas letras me despido de vosotr@s hasta mi regreso el día cuatro de febrero.
Me voy el día 14 de enero a ver a mis principes, a jugar con ellos y saciarme de sus besos y ternura que tanto mi alma precisa y extraña.
Vos doy infinitas gracias por hacerme sentir arropada con vuestro cariño, por vuestro respeto hacía mis humildes letras, y por concederme el privilegio de ser vuestra amiga.
Mil besinos de esta astur que aunque este a miles y miles de kmos de distancia de vosotr@s vos lleva y llevará por siempre en el corazón. ¡¡ Os quiero un montonazu, como decimos los asturianos, no se vos olvide nunca ¡¡
Julia Rubiera  ozna-ozna.

Safe Creative #1501112966011



sábado, 3 de enero de 2015

El contador de estrellas y la luna ozna-ozna

El contador de estrellas con estilo propio, alternando la lluvia con el frío , manifestaba su rechazo y malestar contra los que apagan la llama del linaje irresistible y apasionado de la fantasía.
Fantasía que no precisa retoques que corrijan su extraordinario brillo, que combina con acierto los colores, con el entorno siempre acorde, que conoce todos los trucos de los mejores modistos.
Aspirando una bocanada de aire fresco se quedo inmóvil preso de la emoción, cuando de repente se tropezó con la mirada de la luna, que llorando amparaba y se sumaba a la manifestación contra la falta de sensibilidad de los gobiernos, de los colores políticos, ante manos pequeñas que en un cuarto con olor a humedad esa noche en papel sin brillo garabateaban los deseos que hacían a sus ojillos poblarse de vida, a que de su alma blanca nacieran alas y no se detuviera ni a desayunar para no llegar tarde a la cita con los dulces de repostería, con la coreografía de los globos en forma de corazón, con los cuentos que narran las piedras de los bellos castillos que aportan luz a oscuros caminos.
Con la melodía de piano que nunca se habían las partituras del teclado perdido
Con hadas, molinos de viento y príncipes recitando a coro en puestos de bella y delicada artesanía
Con bolas de nieve gigantes, con pingüinos del polo Norte jugando con los duendes a no dejar marchar al viento que en volandas los trae y los lleva por los segundos, haciendo que aquella fecha fuera distinta.
Aquella noche tan fría no era una más. El contador de estrellas y la Luna sabían que al arribar el alba no habría alforjas colmadas de ilusión, alimento de ese día para todos los niños, Porque ordenanzas sin conciencia, doble moral,y una desvergüenza descomunal, habían decidido saquear las arcas de la fantasía sin atender la demanda de los indigentes niños que ponían voz al sonido de la noche, palabras y palabras que vuelan más allá del mar, que nacen de las entrañas y salen de sus labios vestidas de esperanza, que a pesar de durar segundos, sin posibilidad de regreso,quedan cosidas en la eternidad. Y el silencio dolorido no dice nada, solo el eco de pie se pregunta:
"¿ Como puede haber perdón para los que ignoran aquellas voces que de miseria aún no entienden, solo de sueños que acunan y abrazan ?
¿ Para los que no quieren ver aquellos rostros inocentes que incansables al arribar el alba, buscarán la muñeca de cristal, el cisne azul batiendo en un lago las alas, y solo hallarán la desnudez acariciando sus manos?
Así que ambos tendrían que hacer algo para que al arribar el amanecer ninguno de ellos cayera en la trampa mortal donde dejaron sus desprotegidas señas de identidad los enriquecidos inmorales.
La luna haría un pacto con el contraste de lo negro de la noche con lo blanco de la alborada y al despertarse la vieran danzando solo para ellos, al son de la música sinónimo de libertad que interpretan los ronquidos de los árboles.
El contador de estrellas, se volvería payaso de ojos tristes jugando a su antojo con la imaginación, haciéndola señora de todo, de su gorro de cartón sacaría un mundo feliz y justo para las almas pequeñas afligidas y un gatin pequeño que maullando lamiera de sus caritas la desilusión y el llanto.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1501042903841

domingo, 28 de diciembre de 2014

El espíritu sin dueño ozna-ozna

Caía la tarde ajuntando los recuerdos, los malos con los buenos y el espíritu sin dueño deslizabase en trineo por el péndulo del reloj de cuco, abriéndose paso entre la nieve, cuando de repente cayo en la cuenta que tenía miles de cosas que aún hacer y que al pasado nunca se puede volver.
Mientras paseaban cantando las agujas su tono, el espíritu sin dueño no hallaba consuelo, se marchaba  sin saber donde van de la infancia los puros sentimientos, antes de ir a parar a callejones sin salida, esperando llegue el día de mudarse otra vez en armonía.
Los suspiros que no los había abandonado la esperanza, antes de sin piedad haberse convertido en corazones desgarrados, en ceniza sin sabor ni colorido de mar, ni de salina
La maleta donde el cansancio, la cortina de lluvia y neblina aún de ella no se habían hecho amigos, ni habían pasado factura a la mente que se admira con cosas inexistentes y a las verosímiles idealiza.
El minuto donde el pasado y presente se disociaron quedando confusos, llorando perdidos por un amor enamorado que aún no tenía nombre a pesar de embrujar amaneceres y atardeceres en los cinco continentes, a todas las culturas.
El arcón donde por miedo a decidir, las silabas de la amistad se guardaron volviéndolas suicidas. apenas empezando a latir, sin llegar a calzar sus zapatitos de charol azul
Sacudiendo con vehemencia la cabeza vio en el cristal de la luna su reflejo
Viajero de un tren sin anden ni estación, que pese a saber cuanto tiempo duraría, se iba sin haber cumplido la misión de salvar al mundo.
De hacer saber a la humanidad cuanto se precisan las manos que saludan con cordialidad, que no saben ni quieren saber del adiós que deja al verano aterido de frío.
De los brazos que abrazan aún sabiendo que aquella alma que aferran un día se volverá grano de arena, vejez con arrugas en la frente inspirando sabiduría.
De los labios que al posarse en otros hacen saber que sin ellos la sangre no tiene fuerzas para trepar por las montañas de las venas, para comenzar sin importar en cual estación de año la savia de una nueva vida
Del recuerdo de calor de la ropa interior de antaño que con tanto mimo arropo su piel cuando sentían miedo  al adentrarse en el valle de los sueños después de despedirse del sol con sus brillos rojizos.
Que siempre se deben cobijar en la palma de la mano notas invisibles y con la otra acariciándolas en viva voz leerlas para hacer saber a ese alguién que las letras mordisquea por no saber o no querer a los que sueñan entender, a que pese a colmarse las almohadas de dudas. a temer perder la libertad por querer, a que el olvido por la  distancia vaya pincelando sus tonos en las nubes, por siempre habrá alguien que cerrando los ojos batirá las alas de su pensamiento para volver a sentir que sin poesía, el trébol de cuatro hojas no tendría ningún sentido, ni la brisa marina, razón de ser motivo.
Paro el trineo para explicar a los gorriones de la vida el guión, pero no tuvo fuerzas ni valor, y se quedo dormido tratando de convencerse que antes que dieran las doce, buscaría aquel rostro que sin explicación venía, ignorando que los silencios son culpables de que la verdad y la libertad se pierdan en la lejanía, que entre pueblos halla indiferencias y guerras, que no se salden las deudas, que no se consiga que la paz y la tregua luzca en puestos de artesanía.
Cuando despertó se encontró delante de una puerta de madera que el en ella había tatuado sus huellas.
Respirando hondo y lentamente soltando el aire, el espíritu sin dueño decidió esperar a aquel jinete que venía de afuera, con la ropa cubierta de polvo del camino, para explicarle antes de su partida que le esperaba una caminata muy dura y larga , que desde su puesto de vigía sería testigo de deslealtades, de miradas de odio, de palabras cobardes que de la verdad huían, de rostros carentes de simpatía, al despedirse el sol a los grilletes pregonando su concertina.
A Dioses sacados en vianda, que solo se acuerdan de ellos una vez al año, para rogarles en cuarto menguante que les otorguen monedas de plata, una lujosa vida, sin acordarse que al lado de ellos hay un corazón pobre que canta una triste canción, entregando en ella su misera vida
De almas sumisas carentes de coraje que aceptan la esclavitud cual si fuera una dádiva
De mentes interesadas controlando desde su atalaya sus propiedades, de sus esclavos el trabajo que no saben que la luz del día no se fue, que esta afuera y solo hay que tener coraje para abrir una ventana y en sus ojos sentirla.
Una oleada de sentimiento invadió al espíritu sin dueño, al ver como aquel zagal hacía vano intento por interrumpir el llanto y la expresión de su rostro mudo en inmensa ternura.
Y sonriendole le consoló como nunca jamás nadie lo consolaría.
Haciéndole saber que también sería testigo de corazones de papel, que riquezas y propiedades para ser felices no precisan.
Que prosas infringirían falsas leyes para poner fin a la guerra, la esclavitud y la tiranía.
Manos que modularan figuras de barro, acompañadas de musas, de sonrisas, de estrellas que nunca se apagan , que encienden las lamparas de las bibliotecas sus estancias, a con su rubrica cimentar alianzas. Que con un simple chasquear de sus dedos el estandarte del amor ondee en el viento cubriendo a todos por un igual con su dorado destello esperando a ese alguién que nuevamente le conquiste.
De pescadores y mariscadoras realizando su duro faenar, escuchando el canto de sirenas, haciendo grandes miles de cosas pequeñas. A ser valido y respetable el anuncio de compromiso de los enamorados a la luz de la luna haciendo testigo a las estrellas que navegan por el cielo sin barco, sin timón ni guía.
A melodías abrir grilletes que aprisionan pies y muñecas, y vuelvan a luchar por las canciones de cuna que dejaron los ancestros escritas en partituras, aún sabiendo que no volverían a este mundo. Y así el único sonido de arrastrarse por el suelo sea de las hojas secas su perfume.
El espíritu sin dueño volvió a montar en su trineo arrastrado por algas. un batallón de hormigas cubiertas de manto dorado tachonado en carmesí plata. Y traspaso el cielo con la esperanza que el zagal hiciera comprender a la humanidad que no se pueden mantener de brazos cruzados mientras haya niños y ancianos en el mundo muriendo de hambre y frío, mientras no se respete a toros bravíos a bosques, nidos, mares y ríos. Hasta que el Amor, la Justicia y la Libertad no sean el único himno trascrito en todas las lenguas, a todos los rostros humedecidos de su agua clara y cristalina.
Y mientras encendía la vela de su nueva morada, una lagrima resbalaba por su mejilla por no haber podido hacer que el cielo siempre se pintara de azul, con la esperanza que el joven zagal con los  mágicos pinceles que en sus alforjas portaba lo conseguiría.
Y poco a poco fue cerrando la puerta con lacre, poniendo fin al calendario con sus estaciones, sus meses y sus días.

                          cruz

Vos deseo querid@s amig@s feliz salida y entrada de año. Que el Amor y la Paz habite en vuestras moradas por siempre. Y os doy infinitas gracias por hacerme sentir este año que está a punto de regresar al país de donde nunca se vuelve, vuestra agradable, cálida y respetuosa compañía. Mil besinos de esta astur que siempre os lleva en el corazón.

Safe Creative #1412292854473




lunes, 22 de diciembre de 2014

El caserón y la luna ozna-ozna

El caserón tenía las paredes de musgo cubiertas.
Desde lejos se escuchaba el murmullo de fantasmas, el ronroneo de los gatos que habían entrado en el a través de una desvencijada ventana, invitándolo a revivir las promesas de unión, el ruido de copas de champan que habían acariciado antaño a la familia, a la amistad y al amor.
Su evocación cuando por estas fechas de su fogón se desprendían aromas miles de dulces, donde el gorrión de la soledad aún no había hecho nido en el mantel, ni en las servilletas de la mesa del comedor.
Cuando los niños a cantar villancicos se acercaban a su porche a cambio de sentirse complacidos con un puñado de mazapanes y galletas, un pequeño trozo de chocolate o turrón.
Cuando en sus vidrieras de colores se reflejaba una niña pequeña con la figura del padre amado,que la curaba los rasguños de las rodillas con agua marina, colmada de ternura, que mientras le iba contando un cuento, trataba de descubrir cual sería el párrafo que la salvara para cuando creciera, de en las caídas no sentir dolor
Y entonces la luna, testigo silenciosa, más que nunca deseo mudarse humana para poder escribirle al caserón aquella noche un guión, que rescatara a sus sueños de la soledad sin sentido, A su alma frágil del frío al no oír desde el cielo a ningún cantor cantarle una canción. A ninguna musa dejarle un verso bajo la almohada que le hiciera sentir halcón volando en pos de la ilusión.
Que le impidiera seguir goteando en el suelo salobres lágrimas por la ausencia de amistad en copas de vino, de luz de sol que le hiciera seguir teniendo fe en la familia y el amor, que borran las amarguras del reloj
Que evitara a sus paredes caer al vació cubiertas de pétalos de rosas marchitos evocando del ayer lo que pudo haber sido y no fue por no saber cual fue el motivo de demorarse o no salir del arcón el te quiero y el perdón
A sus recuerdos con sabor a poco, atesorarlos en lamparas de cristal que brillando con luz propia se nieguen a otorgarse a ojos que mirando hacía arriba de la pobreza no tienen consideración. A los que a las cosas pequeñas por no poseer títulos nobiliarios no dan ningún valor. A voces que al retrato de la amistad no llaman por su nombre y la dejan morir de hambre en un oscuro callejón. A los que a las palabras verdaderas con candados, cadenas y destierro condenan, alegando que por decir la verdad humanas no son.
La luna manteniendo los ojos cerrados deseaba prometer, pero sabía que nunca lograría poder cumplir su promesa de aliviar la tristeza de la madera ahora carcomida del caserón, al haber desaparecido la pluma, por las letras al estar tan lejanas, no poder apreciar su silueta ni modulación.
No más tenía un folio en blanco que a la penumbra se había acostumbrado, olvidándose a seguir teniendo el impulso de buscar la clave que alentara a seguir latiendo su corazón
Mientras la brisa de media noche despacin se iba filtrando por la rendija de la desvencijada ventana , haciendo bailotear a los fantasmas, la luna se durmió acompañada del ciego silencio adherido a su mantón y soñó que las diosas celtas de los signos, columpiadas por el viento ,cubrían con su magia  las raices del caserón, para que su madera volviera a descifrar con sus hierbas el lenguaje del color y el olor de la familia, con sus velas el calor de la amistad y el amor .
Cuando despertó ante ella tenía el folio escrito con letras que no les importo en el perderse ,y  que con inmenso cariño deseaban feliz Navidad al triste y solitario caserón. Consolando las estrellas su alma, con el regalo del sabor dulzón de un beso, con la sonrisa melodiosa de una acordeón.

                                       561509_558385274209484_1183719623_n

   Esta vez, me vais a perdonar querid@s amig@s, pero mis humildes letras esta noche son en recuerdo de tantos "caserones" que en estas fechas tan señaladas, no pueden sentir del cariño familiar, de la amistad, del amor; su calor, aroma, ni color.
                                                                 
Infinitas gracias por vuestro respeto y cariño. Miles de besinos de esta astur que vos desea con inmenso cariño feliz Navidad, y que el amor, la paz y felicidad more por siempre en vuestro corazón
                                                                   ozna-ozna

   Safe Creative #1412292854459                              

sábado, 13 de diciembre de 2014

Tikva y los lapices de colores ozna-ozna

Aquella mañana Tikva pisando suavin para no dañar la nieve que aún permanecía con su blancura  impoluta, con abrigo de lana y botas de cordónes, iba apurada. Estaba ansiosa por ir a comprar los lapices de colores que aliviarían la añoranza del destierro, al orgullo que asfixia al aire, al lecho del corazón de la soledad y el frío que siente en las madrugadas al ver que no descansa entre sus sabanas, la ternura y la magia de los cuentos, al amor armonizando con la fragancia de rosas, con gotas de lluvia, con aceite de almendras, con flor de jazmín, al llanto de la luna por ser testigo de como la tierra estaba envuelta de tanta miseria, privada del trébol de cuatro hojas que tan feliz la hacía
Que harían rimar unas letras con otras impregnadas de luz cristalina de mar, para que viesen en ellas, de los versos, su inspiración y romanticismo, y nunca más a nadie fueran indiferentes las verdes primaveras que no se adquieren en ningún décimo de lotería ganado, en ningún supermercado, en ningún corte ingles, ni en ninguna abacería
A laminas en blanco mudar en estampas bellas, homenajeando a la infancia, que ahora su ilusión esta desahuciada por culpa de monstruosas mentes de metal que olvidaron en las tardes de contemplar por estar ocupadas solo en crear oro liquido, a estrellas con manto de duelo vestir,a sobrecoger los paisajes por las guerras . A obligar a partir del azul turquesa de las olas, la marinera brisa.
Sin demorarse en la compra, regresó a casa, y mientras iba quitando la ropa, la melodía del reloj iba relatando su historia en voz alta llenando la habitación. E impaciente por comenzar a pintar la invitó a volver después, a con ella más tarde merendar tarta de fresa, acompañados de un cremoso café, cruasanes untados de mantequilla
Desempaquetando los lapices, alcanzó un folio que sobre la mesa con sus hermanos confraternizaba y decidió en diferentes tonalidades pintar la Navidad con calcetas y en pijama, jugando con Papa Noel al veo veo, a las canicas, a la oca y al parchís.
Y sin darse cuenta se quedo dormida entre los brazos matriarcales de la noche, que sin esta saberlo siempre va acompañada de Hipnos que con sus leyendas envuelve al alma entre nubes blancas de terciopelo de algodón.
A la mañana siguiente cuando abrió los ojos, la Navidad y Papa Noel ya no estaban en el folio.
Tikva no lo podía creer, como se hubieran podido marchar sin despedirse de ella, sin decirla ni tan siquiera un hasta pronto, un adios.
Poniendo un jersey sobre los hombros seguida por los suspiros salió al jardín, y de repente los vio allí armando tremendo alboroto, con los bolsos colmados de turrón, polvorones, mazapán y regaliz.
De sentimientos revoltosos que con sus tiernas caritas pecosas, hacen girar del revés las aspas de los molinos
De sencillos perdones que ganan siempre al destino las elecciones, de besos sin maleta, de caricias que no les importa con tal de morar en aquellos pequeños bolsos, haber extraviado su carnet de identidad,  De las silabas de la amistad disculpándose por no haber a los encuentros regresado pronto. A la esperanza que pese a tener frío y deberes decidió salir de casa y que el viento en su lomo la transportara hasta allí cantando feliz
De cartas que el tiempo había cubierto de amarillento polvo, por dudar entre un no, o un si, y al fin decidieron llegar para alegrar a aquellos ojos que tanto tiempo las espero y que ahora sin casi ver, colmados de lagrimas las va leyendo a la llama de un candil.
De sonidos de campanas que ensayan para otorgar su mejor melodía a los oídos del pequeño mundo, que ahora parecían no querer oír.
Las nubes del cielo sonriendo, contagiadas por la bonanza decidieron fabricar más copos de nieve ataviando de blanco a lagos, tejados y abetos. a la diadema azul de la luna, a la alianza dorada del sol, haciendo creíble lo increíble, a la palabra cumplir, a los incomprendidos vocablos del amor y la paz, en todos los dialectos transcribir.
Siendo para las saetillas del reloj imposible aquel bello momento describir, enfundadas en jersey de cachemir salieron a dar la bienvenida al acto de magia que Tikva y los lapices de colores habían conseguido hacer nuevamente latir, para que aquellas fechas del calendario no estuvieran vestidas de negro y gris.
                     

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño .
ozna-ozna

Safe Creative #1412142765928
.

jueves, 11 de diciembre de 2014

Barak y Shalom ozna-ozna

Barak aquella mañana de diciembre invitaba a emigrar al llanto y la tristeza, a la angustia que al alma sin indulgencia va dejando sin cosquillas
E incitaba a correr, cantar, saltar, a dar los buenos días hasta a los que con circunspecta cara exenta de sonrisa, de prisa caminan, olvidándoseles dejar sus huellas en el sendero de la fantasía.
Hasta a los que parecen muñecos de cuerda sin saber apreciar el aroma de la flor y el rocio, de ropa blanca recién lavada al sol tendida, a la calidez de una cocina de leña encendida.
Contemplando Shalom el color azul inspirador del cielo, buscaba en su mente la manera de guardar en tarros de cristal el zumo de naranja de los besos, la leche tibia de las caricias que no hace falta ir en su busca para sentirlas en la piel ceñidas.
El modo de guiar a la espuma del mar subida en trineo al lugar donde a los silencios del peso eximen, donde los sentimientos palpitan, haciendo percibir a los rostros sin preguntarse el motivo, su aliento derretido
Hallar entre las capas de los espejos a los payasos risueños, acompañados de pececillos tornasolados, de petirrojos rojos que a los niños con sus malabarismos , les devuelve a su pequeño corazón la sonrisa
Aflorar en sus espaldas pan de azúcar con forma de alas esmaltadas blancas, verdes y azules
Viajeros sin billete, de locomotoras de chocolate que van a toda prisa hacia los quereres colmados de luz y ternura, sin falta de soñar si volverían a escuchar su melodía algún día.
En un banco sentada Shalom miraba absorta el humo de su cigarrillo que abriéndose paso hacía el cielo  ascendía, e imagino que era el, el gigante que impediría entrar en jardines, a reposar sobre almohadones a las palabras que por no decir, nada decían, a brazos caídos que a abrazar no invitan, a los péndulos que lentamente oscilan, haciendo desaparecer a la esperanza, al amor, a los amigos.
Al arrullo embriagador de tortolas blancas dejar de platicar de su idilio a escondidas.
Y desapareciendo en el viento la figura del humo puso fin a este cuento vestido de....¿ de que? se pregunta, donde de sus tapas la esperanza asoma la cabeza haciendo constar que ella duerme por siempre en el mismo lado de la cama de los corazones que sin nada comprender, aman más cada día, a los que a los tristes y heridos vagabundos que solo conocen de soledad, tinieblas y frío, por robarles lo que en su día les pertenecía, por las fiestas de Navidad a su mesa a sentarse invitan, haciéndolos sentir uno de la familia más, sin importarles la negrura de su piel, sin preguntarles que clase de religión practican


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna

Safe Creative #1412122754515




domingo, 7 de diciembre de 2014

Amita y la Navidad ozna-ozna

Amita asomada a la ventana miraba a lo lejos, tratando de convencerse que estaba a punto de arribar la Navidad, que nuevamente regresaría un año más para relatar la historia de los sentimientos que moran en el corazón.
Y mientras el dorado cabello del sol se desparramaba dulcemente sobre el azul nítido del cielo, haciéndola sentir la sensación que a pesar a veces de su alma ser huéspedes la soledad y el frío, era preciso seguir soñando con el paraíso, seguir anhelando que algún día llegará la inspiración y la hiciera escribir la más bella partitura, con sus bemoles, becuadros y sostenidos.
Sus fosas nasales iban aspirando la libertad del viento, que olvidándose de todo, la acariciaba el rostro incitándola al amor. Deseando ponerle versos a aquel instante donde entre los dos surgía tan intima complicidad y camaradería.
Alejándose de la ventana con una leve sonrisa surgida en los labios al ver como unos niños jugaban con la nieve sin que ninguna fuerza tuviera poder para obligarlos a acallar su verdad, su sonido,  se dirigió hacia la maquina de escribir, empezando sus dedos delgados a golpetear las teclas sin pedirlas perdón, dejando letras en el papel escritas cual ramas agitadas por la melancolía que dejan las partidas.
Cual mariposas de color queriendo aprender pronto a respirar, para ser alumnas de la luna y las enseñe como entre sus alas vestir de fiesta un rayo de luz, que cure la intolerancia, el rencor, el desamor y la envidia.
En el salón, el reloj de cuco cumpliendo con su ritual iba cantando las siete, dibujando en las paredes acuarelas diferentes, que echaban a suertes cual de ellas llegaba primero a habitar en su corazón
Restregando los ojos que les costaba habituarse a la oscuridad, se incorporó y fue a la cocina a buscar una taza de café humeante, y revolviendo el azúcar con la cucharilla dejo vagar distraída su mirada por la habitación, sin darse cuenta que la casa se iba llenando poquitin a poquitin de melodías, sonrisas, piñas doradas, muñecos de nieve, campanitas plateadas. guirnaldas de algodón
Sonidos de cuerda que dan vida a soldaditos de plomo, princesas de cuento, a perrinos moviendo la cola, a gatinos sacando la lengua, dando saltos repetidos sin ninguna organización.
De rostros que dejaron en un cajón guardadas las caretas severas, gélidas y de confusión.
De perfume dulzón a mazapán, a pastelitos de miel, a mantecados de anís. De la bonanza del papel pinocho, dorado, plateado y rojo. De calendarios de adviento, de cartulinas calzadas con zapatillas.
Mientras el sol, desconocedor de lo que en aquella casa acontecía, iba salpicando con su calidez, dando los buenos días, la Navidad con su carita pecosa iba deshaciendo la maleta, sacando de ella para que no se arrugaran, estrellitas de distinto tamaño y formas,sobre ellas esparcida la purpurina de oro de la fantasía.
Todos los colores del arco iris cantando a coro un villancico, palabras ataviadas de ternura tarareando bajito del te quiero sus silabas.
Gentiles sombreros que para saludar se inclinan evitando que unos de otros para vivir tanto se alejen, sin taquigrafiar en el sobre remitente ni dirección.
Rojos labios que otorgan besos que levantan castigos, que no saben de penas de quereres ausentes, de desafortunados amores que dejan a las rosas exentas de caricias
Velas que en todos los espejos reflejan su llama encendida dando a la Navidad la mano, paseando por los adornos del árbol, por la decoración navideña del jardín, acompañadas de Amita que no sabe en que minuto se transformo la casa en el escenario perfecto para festejar su acogida.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna.

Safe Creative #1412072701546








martes, 2 de diciembre de 2014

El espill (El espejo) ozna-ozna

El espill abandonado en el desván sentía frío y desamparo.
Y aunque se sentía engañado por las manos  que le subieron a el,en su corazón seguía morando la  esperanza que un buen día, alguien le evocara, que la verdad de el no quisiera esconder, que al fin anhelara conocer el misterio que en su capa de plata dormita.
Ese día que un rostro al verse en el reflejado, no sintiera miedo de lo que su mirada decía y luchara por alejarse del resentimiento y la codicia. De la ignorancia que hace no pensar que las  historias bellas son frágiles y si no se miman se acaban mudando en cenizas.
Discerniera que en el latido de los cuatro elementos unidos respira la vida.
Que las cuatro estaciones poseen el estuche de pinturas con el misterio de todos los colores que para respirar oxigeno no precisan. La más variopinta y bella de las sonrisas. Herederas del lugar donde la brisa y el sol siempre toman café por la mañana unidos, con la amistad rebasando del mar sus confines
Que no hay manta más cálida que las estrellas jugando a adornar la noche de la melodía que habla de la magia que al corazón cautiva
Que no hay bebida que sacie la sed como el agua fría que desciende por las montañas buscando en ellas al llegar la noche, la protección de sus brazos cual niña
Más selecto manjar que el que nace de las entrañas de la madre Gaia. Aunque una y mil veces sienta inmensa tristeza al ver como la tratan con indiferencia,  como haciendo caso omiso de su generosidad y bondad tratan de abatirla.
Nada más valioso tesoro que las letras que moran en piedras,libros y pergaminos, indicando que para que la paz en el mundo luzca su insignia, jamás la humanidad debe olvidar ni dejar de querer el lugar de donde proceden sus raices.
Que no hay más bello concierto que el batir de alas de mariposas monarcas tocando el bandoleón entre las cumbres. Que el gorjeo de las aves anunciando la noche y el día, el calor y el frío, la magnitud y seriedad de las tormentas que de su presencia a nadie de avisar precisan.
Que no hay fragancia más ancestral, que aquella que mana de las rosas blancas y rojas impregnadas de gotas de rocío.
Que no hay mas bandera ni símbolo de libertad que el viento cuando va raudo a besar a la yedra, sin nadie tener poder de herirlo, ni goznes ni pestillos que puedan aprisionar su latido.
El espill se estremeció al recordar las manos que le subieron a aquel desván lúgubre y frío el cual ahora era para el, todo su eterno mundo.
Cuando de pronto un rayo de sol despacin se filtró por una rendija, e impactándose en su lamina de vidrio le hizo sentir el calor de un nuevo clarear.
Y jugando con el, le fue devolviendo poquitin a poquitin la alegría, entre juego y juego la esperanza, entre veo y veo al mundo dejar de estar al revés. Poder ver a Artemisa bordar su vestido. A los peces pequeñinos en el fondo del mar al lado de sus padres dormir tranquilos, a los nobles toriles en las dehesas con los más ancianos platicar felices, a las lobas de pelaje gris fuera del  peligro de la mano del hombre, amamantando a sus crías.
Al ave del amor deslizarse sin hacer ruido, del jergón que no la permite soñar, que carece de ternura y sensibilidad para versos recitarla y en su regazo dormirla.
A los miedos que atenazan los destinos irse por siempre al país de nunca jamas
Cuando de pronto le despertó un criptar de madera que el fuego de una chimenea lamía, y se vio en un salón con todas las bombillas  encendidas, donde nadie hablaba por hablar, ni renegaba por caricias que libres se iban a depositar en piel desprevenida. Y entonces vio reflejado en el la imagen de un niño que intentando abrazarse a el, le devolvía la sonrisa, haciendo que el contorno de las sombras de los fantasmas y la  silueta de la noche volvieran a amarse entre sus capas, como la hora de su primera cita.

Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna
Safe Creative #1412062690775




jueves, 27 de noviembre de 2014

Este relato comienza... ozna-ozna

Este relato comienza en un segundo del tiempo
con el nacimiento de un beso, cual frágil y pequeño gorrión
Mientas el verdor de los helechos le sirve de cuna
el sol busca la manera de escabullirse entre ellos por un hueco
para poder acariciar su rostro con la yema de los dedos, otorgándole en la caricia toda su inspiración.
Invocando a las Moiras que por solo el mero hecho de haber nacido, no le hiciera por ello pagar un desmedido tributo sin tener causa ni razón.
Pues solo el era conocedor que el corazón de los besos
desde su primer palpito puede estar condenado a ser pájaro herido, soledad mendiga, historia de amor, querer lejano disgregado cual pétalo por el tatuado y esculpido viento, expandiendo por nidos su exhalación.
Las nubes madrinas de su bautismo le susurran al oído dulces versos, escritos por bates con el alma colmada de sentimiento y devoción.
La mar matriarca le acuna con las redes de pescadores que una noche decidieron
quedarse enredados en los cementerios de algas para así por siempre estar al lado
del bello canto de sirenas, con la esperanza de platicar un día con ellas de amor.
El tiempo seguía su caminar y entre los tres de mutuo acuerdo le otorgaban para que siguiera creciendo calor, dudando si al ritmo del latir de su pequeño corazón humano volverlo
para así el tuviera ocasión de utilizar palabra y escritura sin miedo
e hiciera saber al mundo que tenían que actuar pronto y todos en colectiva voz frenaran
a los que ahogan al romanticismo, a los devoradores de sueños
a los que hieren la esperanza, a los que arrancan de raíz la flor de la fantasía sin explicación
O hacerlo del tiempo trovador, rasgueo de guitarra, sobremesa del ayer, del hoy y del mañana, partitura que en atril descansa
pintura fresca de paisaje, leyenda que inspira a la imaginación, príncipe valiente de cuento,
morador de hito en hito nutriéndose de caña de azúcar, de la cristalización de la remolacha..
Consuelo, tisana y embrujo de los que al despedirse la tarde
melancolía por ausencia sienten, a los que por creerse polos opuestos uno a otro se repelen y se alejan dejando en el aire su triste canción, para los que ignoran que todas las almas buscan un cómplice para perderse los dos en el color azafranado del amanecer, en sonrisas multicolor, en miradas sobrantes de dividendos en el corazón, en despertares de media noche al sentir por el fuego del cariño santo quemar la piel sin nunca haber tenido que antes dar excusas, ni implorar perdón, En el dormir rendido en brazos uno de otro después de atesorar en estuche nacarado, la historia de las perlas rojas de su pasión.


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño.
ozna-ozna

Safe Creative #1411282616879






martes, 25 de noviembre de 2014

Ella, retrato de mujer ozna-ozna

Ella, retrato de mujer que no acepta clausulas compromisorias
contratos que imponen obligaciones, que angustia dan a las entrañas
Que no cree en la unidad eterna que en alianzas esta esbozada
pues la enemiga rutina condena a dejar los sueños una mañana
a que los besos para volver a darse con sentimiento precisen de guirnalda
Ella, retrato de mujer que ama al corazón que su forma regala
con inspiración preciosa y romántica.
al que a su vera abrazandola la va resolviendo con ternura
el logaritmo del cosmos, de la vida, su sol, do, re mi y fa
a quien eriza su piel y la hace sentir transportada
al lugar donde nacen los versos que para recitarse
no se precisan juramentos, ni para pasear gobernante, ni las puertas de aldaba
donde la música es valiente y sin servidumbre habla.
Ella retrato de mujer aguerrida luchadora
para que los dirigentes pongan fin a las guerras
a la dolorosa esclavitud, a las injusticias que a la dignidad matan
Que no la importa que la vean llorando
mientras traduce en mil lenguas del silencio su vocabulario
si con ello logra indultar de la pena de muerte al corazón
que condenaron jueces obtusos por creer que en pecado no se ama
Ella, retrato de mujer que gusta desnuda en la arena
construir castillos sin puertas de hierro, sin calabozos
sin escaleras angostas y empinadas.
que no se deja engañar por los besos con sabor a ceniza
que no da segundas oportunidades a quien a la verdad orna con artimañas
a quien en callejones sin salida por interés o cobardía la dejan abandonada
a quien al aroma dulce de jazmín amarga
a quien por un puñado de mercancía vende la palabra.
a quien entierra barbas blancas por saber que de ellas sabiduría emana.
Ella, retrato de mujer de ojos castaños que miran sorprendidos
su reflejo en el espejo del mar y le pregunta si el es conocedor
del lugar donde la fuente de agua cristalina cura al alma
que si ella cuando parta la seguirán recordando
cuando al amanecer la ven evocar con devoción al alba.
que si sus rictus en ellos dibujados los bellos momentos
sin despedirse de sus amados se marcharán
sin en ellos dejar su esencia marcada.
Ella, retrato de mujer, que ante los altares no se postra
que busca sin esconderse el destino en las lineas de su mano
sin importarla que la llamen, bruja, hada, orate o gitana .


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna.
Safe Creative #1411282616855