poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Barak y Shalom ozna-ozna

jueves, 11 de diciembre de 2014

Barak y Shalom ozna-ozna

Barak aquella mañana de diciembre invitaba a emigrar al llanto y la tristeza, a la angustia que al alma sin indulgencia va dejando sin cosquillas
E incitaba a correr, cantar, saltar, a dar los buenos días hasta a los que con circunspecta cara exenta de sonrisa, de prisa caminan, olvidándoseles dejar sus huellas en el sendero de la fantasía.
Hasta a los que parecen muñecos de cuerda sin saber apreciar el aroma de la flor y el rocio, de ropa blanca recién lavada al sol tendida, a la calidez de una cocina de leña encendida.
Contemplando Shalom el color azul inspirador del cielo, buscaba en su mente la manera de guardar en tarros de cristal el zumo de naranja de los besos, la leche tibia de las caricias que no hace falta ir en su busca para sentirlas en la piel ceñidas.
El modo de guiar a la espuma del mar subida en trineo al lugar donde a los silencios del peso eximen, donde los sentimientos palpitan, haciendo percibir a los rostros sin preguntarse el motivo, su aliento derretido
Hallar entre las capas de los espejos a los payasos risueños, acompañados de pececillos tornasolados, de petirrojos rojos que a los niños con sus malabarismos , les devuelve a su pequeño corazón la sonrisa
Aflorar en sus espaldas pan de azúcar con forma de alas esmaltadas blancas, verdes y azules
Viajeros sin billete, de locomotoras de chocolate que van a toda prisa hacia los quereres colmados de luz y ternura, sin falta de soñar si volverían a escuchar su melodía algún día.
En un banco sentada Shalom miraba absorta el humo de su cigarrillo que abriéndose paso hacía el cielo  ascendía, e imagino que era el, el gigante que impediría entrar en jardines, a reposar sobre almohadones a las palabras que por no decir, nada decían, a brazos caídos que a abrazar no invitan, a los péndulos que lentamente oscilan, haciendo desaparecer a la esperanza, al amor, a los amigos.
Al arrullo embriagador de tortolas blancas dejar de platicar de su idilio a escondidas.
Y desapareciendo en el viento la figura del humo puso fin a este cuento vestido de....¿ de que? se pregunta, donde de sus tapas la esperanza asoma la cabeza haciendo constar que ella duerme por siempre en el mismo lado de la cama de los corazones que sin nada comprender, aman más cada día, a los que a los tristes y heridos vagabundos que solo conocen de soledad, tinieblas y frío, por robarles lo que en su día les pertenecía, por las fiestas de Navidad a su mesa a sentarse invitan, haciéndolos sentir uno de la familia más, sin importarles la negrura de su piel, sin preguntarles que clase de religión practican


Infinitas gracias querid@s amig@s por vuestro respeto y cariño
ozna-ozna

Safe Creative #1412122754515