poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : Las Lagrimas de cristal ozna-ozna

jueves, 19 de noviembre de 2015

Las Lagrimas de cristal ozna-ozna

Era un día de una semana cualquiera, cuando su mirada reflejada en el espejo se posó sobre las lagrimas de cristal que yacían extendidas en su rostro, intentando recordar porque o por quienes eran.
Y a partir de ese instante dio comienzo este relato donde la realidad y la fantasía se entremezclan
Asombrada por la magnitud del sabor a sal que contenían, superior al agua del mar, sintió que precisaba la dijeran de que combinación de sustancias estaba hecha su materia
Pues por su reminiscencia sabía que no estaban allí por mera coincidencia
Que pese ellas hacerse que no la conocían, que por su inusitada naturaleza entre ellas existir diferencia.
De por el paso del tiempo a ellas su forma no haber cambiado, la hacían sentir que habían comenzando al mismo tiempo a respirar en la misma placenta, que se acompañarían hasta el ultimo suspiro de su existencia.
Que en cualquier instante invocando su nombre. la harían confidente de su indescifrable reseña.
Sintiendo curiosidad, paso las yemas de los dedos por aquel fluido salado y en ese momento recordó la relación que había entre ella y aquellas lagrimas emocionales. Y como si se hubiera vuelto loca,
silabas comenzaron a manar de su boca
Por su mente rondar miles de representaciones que arrastrando los pies sin síntoma de entusiasmo y sin mandato judicial, retornaban del pasado mirando a su alrededor , extrañadas de encontrarse en aquel escenario, para acto seguido volver a irse a su mundo donde ya en el caso de necesitarse, no podrían mutuamente ayudarse.
Como ruido de fondo el clamor de las olas que con impetuosa pasión iba a romper a las rocas, mientras el sol de la tarde desde distintos ángulos observándolo, emprendía su marcha con intención de ir a occidente para ocultarse de las miradas que lo buscaban por doquier. Sin dudar en ningún momento antes de dejarse envolver por las sombras, hacer el pacto con el de esconder su secreto de amor a cualquier precio, por alto que este llegase a ser.
El reloj mirando al vacío sin poder conciliar el sueño, abriendo la puertina pequeña, el cucin salió para recordarla la hora, y ella con las yemas de los dedos impregnadas del flujo de las lagrimas, respirando hondo, las vio de forma gradual partir a otra dimensión. Volviendo la inexpresividad poco a poco a aquel rostro, mientras su alma sentía que al cerrar nuevamente la puerta el pequeño pajarin , se llevaba con el una parte de su ser.
Las lagrimas de cristal sin girar la cabeza, se iban tiritando de frío sin chaqueta, sin saber si estaban vivas o muertas, sin llegar a decirla que estaban formadas de las cicatrices que dejan en el corazón los oradores silencios. De los miedos cuando gateaba y al crecer en uno solo se convirtieron. De los lamentos del viento al ser testigo de como con sentimiento se alejaba la niña que moraba en sus adentros.
De las iniciales de los te quiero que no pudieron escapar del eco del mar abierto, o les fue imposible que su voz se oyera por el ulular de la lluvia, por el espesor de la hiedra y la maleza cubrir los sentimientos
De los arañazos al caer y volverse a levantar por los tramos de la escalera de su fragil existencia,
De la lista de fotografías y nombres que habían recorrido un largo camino juntos, y sin opción a con ellos negociar se habían mudado en polvo morando en un sobre, reposando en la leja de su pequeña biblioteca.
De sus pasos condenados por el sino a sin sentido recorrer en circulo una y mil veces el camino para al final hallarse en el mismo punto de partida.
De las esperanzas perdidas, representadas por las flores de Don Diego. Del rojo del clavel que suspira por un amor quimérico. Del hastió representado por la anémona silvestre. De la melancolía ceñida al geranio oscuro. Del desconsuelo en el jacinto purpura esbozado. De la tristeza en malva rosa, De los recuerdos en el romero arraigados. De mezclas de sentimientos resaltando en rosas rojas y blancas.
Y allí solas, separadas por mundos distintos dejaban transcurrir las horas, mientras sin papeleo, ni permiso alguno, parpadeando la noche se iba colocando sin retrasarse ni adelantarse en las entrañas del orbe arcilloso.


Infinitas gracias entrañables amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño
ozna.ozna
Safe Creative #1511215834636