poemas de amor body{ cursor:url(http://cuw.iespana.es/archivos/amor07.ani);} poemas de amor ozna-ozna : La dama de la Navidad ozna-ozna

domingo, 6 de diciembre de 2015

La dama de la Navidad ozna-ozna

Aunque por sus años estaba acostumbrada a contemplar la comparecencia de la dama de la Navidad, la cercanía de ella este año la conmovía hasta en lo más profundo de su ser.
Una felicitación navideña con paisaje blanco encantado a medio escribir sobre la mesa, hacía que la lazada que la ataba al mundo real se mudara en un lago cristalino infantil de inmensa belleza, el cual aún no había sido de sus sueños despojado, ni azote de las hojas otoñales viejas, que desplaza el viento con la franja longitudinal de la película cinematográfica, donde esta registrado su sonido grave de alerta.
El cielo aquel día reflejaba en sus ojeras la lucha que había mantenido con la gélida y húmeda nocturna niebla, para poder lucir sus cálidos azules que no son prestados, sus irisados reflejos sacados de su mágica chistera que tienen la formula de olvidar las penas, hacer cantar a corazones viandantes que caminan por el frío con las manos guarecidas en los bolsos del abrigo, por las aceras.
Y ella observándolos tras la cristalera, trataba de absorberlos cual café, a pequeños sorbos, anhelando que tuvieran el don de la palabra para que la respondieran si tenían el poder estas navidades de devolver la vida a los muertos, de parar el drama de las guerras.
Pero ellos solo tenían ojos brillantes colmados de silencioso desespero como los de los pobres emigrantes sin pañuelo para empapar su dolor y miseria
De pronto le pareció escuchar un sollozo de un lugar desconocido para ella. haciendo que por sus mejillas resbalaran lagrimas gruesas. Cuando sin darse cuenta y sin tiempo a reaccionar se sintió salir de si misma, trasladada por una misteriosa e inedita fuerza a una ciudad con casinas pintadas de color jengibre pequeñas, espantando la exasperación, matices de manzanilla y aloe vera.
Donde se podía pasear en todas direcciones por sus empedradas callejuelas
Donde el miedo no existía, donde cada uno era dueño de su existencia. Donde los muertos no eran tal, solo estaban acostados dormidos, deleintandose de la jocundidad del sueño.
Donde de los semblantes manaba ternura que había regresado de su forzado exilio para dar conferencias de su acaramelada esencia que no deja títere con cabeza y de las almas desprende alfileres llevándolas muy lejos de ellas.
Donde no había ningún nombre envuelto por algas del fondo del mar, de nubes de arena, por la fabricada calígine de los poderosos, exentos de estudios, doctorados y carreras, de equidad y ética
Fabricantes de glaucomas que hacen a los ojos ciegos, y derivado de esto, mudas las conciencias.
En ese momento un pitido de tren enunciando su inminente salida ciñó la figura que estaba en el anden
El viaje de regreso al mundo real sin permitirla expresar sus razonamientos para no volver, la cubrió de inmensa tristeza . En su mano cobijada una nota donde venían especificadas de aquella ciudad las señas.
Por la estación asidos de la mano paseaban los enamorados, enarbolando de la fuerza del Amor su bandera
La fraternidad sin levantar la voz haciendo saber que no era mera anécdota
La Paz mirando sin miedo a los ojos de los inquisidores, a los que se creen amos del mundo por usar hábitos clericales y uniformes marciales, por poseer en los bancos copiosas cuentas, mansiones elegantes y lo único que habita en ellos es la ignorancia, su venenosa humana miseria.
Demostrándoles que Ella tenía de la verdad cátedra, que para nada estaba loca, ni jamás será ni sería una quimera
Mientras ella, aún en su mano la nota arrugada de aquella ciudad las señas, aguarda a la dama de la Navidad que este año arribaba a la tierra con más tristeza que alegría, con más sombras cenicientas que estrofas de luz quijotescas.
Foto cedida por mi entrañable amigo y excelso fotografo  Xurde. 
Infinitas gracias querid@s amig@s por a mis humildes letras vuestro respeto y cariño 
ozna-ozna 
Safe Creative #1512085967516